Ucrania y el mito de la guerra

Por Brad Wolf, World BEYOND War, Febrero 26, 2022

El pasado 21 de septiembre, en conmemoración del 40 aniversario del Día Internacional de la Paz, mientras las fuerzas estadounidenses se retiraban de Afganistán, nuestra organización local de paz enfatizó que seríamos implacables en decir no a los llamados a la guerra, que esos llamados a la guerra vendrían de nuevo, y pronto.

No pasó mucho tiempo.

El establecimiento militar estadounidense y nuestra cultura de guerra interna siempre debe tener un villano, una causa, una guerra. Deben gastarse grandes sumas de dinero, desplegar armas rápidamente, matar gente, arrasar ciudades.

Ahora, Ucrania es el peón.

Algunos se encogen de hombros y dicen que la guerra está en nuestros huesos. Si bien la agresión puede ser parte de nuestro ADN, la matanza sistemática de la guerra organizada no lo es. Eso es comportamiento aprendido. Los gobiernos lo crearon, lo perfeccionaron para hacer avanzar sus imperios y no pudieron perpetuarlo sin el apoyo de su ciudadanía.

Y así, nosotros, los ciudadanos, debemos ser engañados, alimentados con una historia, un mito de pícaros y causas justas. Un mito de la guerra. Somos los "buenos", no hacemos nada malo, matar es noble, el mal debe ser detenido. La historia es siempre la misma. Es sólo el campo de batalla y los "malvados" los que cambian. A veces, como en el caso de Rusia, los “malos” simplemente se reciclan y se vuelven a usar. Estados Unidos ha bombardeado un país soberano todos los días durante los últimos veinte años, en Irak, Afganistán, Somalia y Yemen. Sin embargo, eso nunca es parte de la historia que nos contamos a nosotros mismos.

Desde la caída de la Unión Soviética, hemos utilizado a la OTAN para rodear a Rusia. Nuestras fuerzas armadas y las de nuestros aliados de la OTAN —tanques, misiles nucleares y aviones de combate— se han movido contra la frontera rusa de manera provocativa y desestabilizadora. A pesar de las garantías de que la OTAN no se expandiría para incluir países del antiguo bloque soviético, eso es precisamente lo que hemos hecho. Armamos a Ucrania, minimizamos las soluciones diplomáticas como el Protocolo de Minsk, desempeñamos un papel en el golpe de 2014 que derrocó al gobierno allí e instaló uno pro occidental.

¿Cómo responderíamos si los rusos estuvieran guarnecidos en grandes cantidades a lo largo de la frontera con Canadá? ¿Si los chinos realizaran ejercicios de guerra con fuego real frente a la costa de California? En 1962, cuando los soviéticos instalaron misiles en Cuba, nuestra indignación fue tan severa que llevamos al mundo al borde de la guerra nuclear.

Nuestra larga historia de asimilar otras tierras a la nuestra, de entrometernos en elecciones extranjeras, de derrocar gobiernos, invadir otros países, de tortura, nos deja con poco espacio para hablar cuando otros violan el derecho internacional. Pero no parece impedir que nuestro gobierno, nuestros medios de comunicación, nosotros mismos, repitamos el mito de la guerra de los estadounidenses como los buenos y todos los demás como malos. Se ha convertido en nuestro cuento antes de dormir, uno que siembra una pesadilla.

Hemos llegado a este punto de peligro en Europa del Este porque hemos perdido la capacidad de ver el mundo a través de los ojos de otro. Vemos con los ojos de un soldado, un soldado estadounidense, no un ciudadano. Hemos permitido que el comportamiento militar defina nuestro comportamiento humano, por lo que nuestra perspectiva se vuelve hostil, nuestro pensamiento beligerante, nuestra visión del mundo se llena de enemigos. Pero en una democracia, son los ciudadanos los que deben gobernar, no los soldados.

Y, sin embargo, un flujo implacable de propaganda, un relato perverso de nuestra historia y la glorificación de la guerra crean una mentalidad militarista en demasiados de nosotros. Se vuelve así imposible comprender el comportamiento de otras naciones, comprender sus miedos, sus preocupaciones. Solo conocemos nuestra propia historia creada, nuestro propio mito, solo nos preocupamos por nuestras propias preocupaciones, por lo que siempre estamos en guerra. Nos convertimos en provocadores en lugar de pacificadores.

Se debe poner fin a la agresión militar, condenar la anarquía internacional, respetar los límites territoriales, enjuiciar las violaciones de los derechos humanos. Para ello debemos modelar el comportamiento que decimos estimar, hacerlo de manera que sea aprendido en cada uno de nosotros y en el resto del mundo. Sólo entonces los transgresores serán pocos y realmente aislados, incapaces de funcionar en el ámbito internacional, impedidos de cumplir sus objetivos ilícitos.

Ucrania no debería tener que sufrir la invasión de Rusia. Y Rusia no debería haber visto su seguridad amenazada por la expansión y el armamento de la OTAN. ¿Somos realmente incapaces de resolver estas preocupaciones sin matarnos unos a otros? ¿Es nuestro intelecto tan limitado, nuestra paciencia tan corta, nuestra humanidad tan cuajada que debemos alcanzar repetidamente la espada? La guerra no está genéticamente grabada en nuestros huesos, y estos problemas no son una creación divina. Nosotros los hicimos, y los mitos que los rodean, y así podemos deshacerlos. Debemos creer esto si queremos sobrevivir.

Brad Wolf es un ex abogado, profesor y decano de un colegio comunitario. Es cofundador de Peace Action of Lancaster, una filial de Peace Action.org.

 

6 Comentarios

  1. Minas terrestres atómicas en Ucrania – Las aletas compran yodo:

    https://yle.fi/news/3-12334908

    Estados Unidos ha entregado maquinaria de guerra para romper búnkeres (man packs) durante las últimas semanas a Ucrania.

    German “Jungle World” sobre la situación de, el artículo fue escrito hace una semana:
    https://jungle-world.translate.goog/artikel/2022/08/atomkraft-der-schusslinie?_x_tr_sl=auto&_x_tr_tl=en&_x_tr_hl=en-US&_x_tr_pto=wapp

  2. BR !! AVO !! APOYO TOTAL

  3. ¡¡BRAVO!! APOYO 100 %

  4. Amigo preocupado 🙃 dice:

    ¿Puede editar esto para no referirse a Ucrania como "la" Ucrania?

Deja tu comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*

El límite de tiempo se ha agotado. Por favor, vuelva a cargar CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Buscar WorldBeyondWar.org

Regístrese para recibir correos electrónicos de acción y noticias contra la guerra

Traducir a cualquier idioma