Para la Cumbre de las Américas de Biden, el apretón de manos de Obama con Raúl Castro muestra el camino

Créditos de las fotos para CNBC

por Medea Benjamín, código rosa, 17 de mayo de 2022

El 16 de mayo, la administración Biden anunció nuevas medidas para “aumentar el apoyo al pueblo cubano”. Incluyeron aliviar las restricciones de viaje y ayudar a los cubanoamericanos a apoyar y conectarse con sus familias. Marcan un paso adelante, pero un pequeño paso, dado que la mayoría de las sanciones de Estados Unidos contra Cuba siguen vigentes. También existe una política ridícula de la administración Biden de tratar de aislar a Cuba, así como a Nicaragua y Venezuela, del resto del hemisferio excluyéndolos de la próxima Cumbre de las Américas que tendrá lugar en junio en Los Ángeles.

Esta es la primera vez desde su reunión inaugural en 1994 que el evento, que se realiza cada tres años, tendrá lugar en suelo estadounidense. Pero en lugar de unir al hemisferio occidental, la administración de Biden parece tener la intención de separarlo al amenazar con excluir a tres naciones que ciertamente son parte de las Américas.

Durante meses, la administración Biden ha estado insinuando que estos gobiernos serían excluidos. Hasta el momento, no han sido invitados a ninguna de las reuniones preparatorias y la Cumbre en sí está a menos de un mes de distancia. Mientras que la exsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, y el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, han repetido que "no se han tomado decisiones", el subsecretario de Estado Brian Nichols dijo en un entrevista en la televisión colombiana que los países que “no respetan la democracia no van a recibir invitaciones”.

El plan de Biden para elegir qué países pueden asistir a la Cumbre ha desatado fuegos artificiales regionales. A diferencia del pasado, cuando a EE. UU. le resultaba más fácil imponer su voluntad en América Latina, hoy en día existe un feroz sentimiento de independencia, especialmente con el resurgimiento de gobiernos progresistas. Otro factor es China. Si bien Estados Unidos todavía tiene una importante presencia económica, China ha superado Estados Unidos como el socio comercial número uno, dando a los países latinoamericanos más libertad para desafiar a Estados Unidos o al menos establecer un término medio entre las dos superpotencias.

La reacción hemisférica a la exclusión de tres estados regionales es un reflejo de esa independencia, incluso entre las pequeñas naciones del Caribe. De hecho, las primeras palabras de desafío provinieron de miembros de la 15 naciones Comunidad del Caribe, o Caricom, que amenazó con boicotear la cumbre. Luego vino el peso pesado regional, el presidente mexicano Manuel López Obrador, quien asombró y deleitó a la gente de todo el continente cuando anunció que, si no se invitaba a todos los países, él no asistiría. los presidentes de Bolivia y Honduras pronto siguió con declaraciones similares.

La administración Biden se ha puesto en un aprieto. O retrocede y emite las invitaciones, lanzando carne roja a los políticos estadounidenses de derecha como el senador Marco Rubio por ser “blando con el comunismo”, o se mantiene firme y corre el riesgo de hundir la Cumbre y la influencia de Estados Unidos en la región.

El fracaso de Biden en la diplomacia regional es aún más inexplicable dada la lección que debería haber aprendido como vicepresidente cuando Barack Obama enfrentó un dilema similar.

Eso fue en 2015, cuando, luego de dos décadas de excluir a Cuba de estas Cumbres, los países de la región pusieron sus pies colectivos y exigieron que Cuba fuera invitada. Obama tuvo que decidir si saltarse la reunión y perder influencia en América Latina, o ir y lidiar con las consecuencias internas. Decidió ir.

Recuerdo esa Cumbre vívidamente porque yo estaba entre el grupo de periodistas que se empujaban para conseguir un asiento delantero cuando el presidente Barack Obama se vio obligado a saludar al presidente de Cuba, Raúl Castro, quien asumió el poder después de que su hermano Fidel Castro dimitiera. El trascendental apretón de manos, el primer contacto entre los líderes de los dos países en décadas, fue el punto culminante de la cumbre.

Obama no solo estaba obligado a estrechar la mano de Castro, también tuvo que escuchar una larga lección de historia. El discurso de Raúl Castro fue un recuento sin restricciones de los ataques anteriores de Estados Unidos contra Cuba, incluida la Enmienda Platt de 1901 que convirtió a Cuba en un virtual protectorado de Estados Unidos, el apoyo de Estados Unidos al dictador cubano Fulgencio Batista en la década de 1950, la desastrosa invasión de Bahía de Cochinos de 1961 y la escandalosa prisión estadounidense de Guantánamo. Pero Castro también fue cortés con el presidente Obama, diciendo que él no tenía la culpa de este legado y llamándolo un “hombre honesto” de orígenes humildes.

La reunión marcó una nueva era entre Estados Unidos y Cuba, ya que las dos naciones comenzaron a normalizar las relaciones. Fue un ganar-ganar, con más comercio, más intercambios culturales, más recursos para el pueblo cubano y menos cubanos migrando a los Estados Unidos. El apretón de manos condujo a una visita real de Obama a La Habana, un viaje tan memorable que todavía dibuja grandes sonrisas en los rostros de los cubanos en la isla.

Luego vino Donald Trump, quien se saltó la próxima Cumbre de las Américas e impuso nuevas sanciones draconianas que dejaron la economía cubana hecha jirones, especialmente una vez que el COVID golpeó y secó la industria turística.

Hasta hace poco, Biden ha estado siguiendo las políticas de tala y quema de Trump que han llevado a una tremenda escasez y una nueva crisis migratoria, en lugar de volver a la política de compromiso de ganar-ganar de Obama. Las medidas del 16 de mayo para expandir los vuelos a Cuba y reanudar las reunificaciones familiares son útiles, pero no lo suficiente como para marcar un cambio real en la política, especialmente si Biden insiste en hacer de la Cumbre una “invitación limitada solamente”.

Biden necesita moverse rápidamente. Debe invitar a todas las naciones de las Américas a la Cumbre. Debería estrechar la mano de todos los jefes de estado y, lo que es más importante, participar en discusiones serias sobre temas hemisféricos candentes, como la brutal recesión económica causada por la pandemia, el cambio climático que está afectando el suministro de alimentos y la aterradora violencia armada, todos ellos. que están alimentando la crisis migratoria. De lo contrario, el #RoadtotheSummit de Biden, que es el identificador de Twitter de la Cumbre, solo conducirá a un callejón sin salida.

Medea Benjamin es cofundadora del grupo de paz CODEPINK. Es autora de diez libros, incluidos tres libros sobre Cuba: No hay almuerzo gratis: comida y revolución en Cuba, La ecologización de la revolución y Hablando de revolución. Es miembro del Comité Directivo de ACERE (Alianza por el Compromiso y el Respeto de Cuba).

Deja tu comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*

El límite de tiempo se ha agotado. Por favor, vuelva a cargar CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Buscar WorldBeyondWar.org

Regístrese para recibir correos electrónicos de acción y noticias contra la guerra

Traducir a cualquier idioma