Tratados, Constituciones y Leyes Contra la Guerra

Por David Swanson, World BEYOND War, Enero 10, 2022

Difícilmente lo adivinaría por toda la aceptación silenciosa de la guerra como una empresa legal y todo el parloteo sobre formas de supuestamente mantener la guerra legal a través de la reforma de atrocidades particulares, pero hay tratados internacionales que hacen que las guerras e incluso la amenaza de guerra sean ilegales. , constituciones nacionales que declaran ilegales las guerras y diversas actividades que facilitan las guerras, y leyes que declaran ilegal la matanza sin excepciones por el uso de misiles o la escala de la matanza.

Por supuesto, lo que cuenta como legal no es solo lo que está escrito, sino también lo que se trata como legal, lo que nunca se procesa como un delito. Pero ese es precisamente el punto de conocer y hacer más conocido el estatus ilegal de la guerra: promover la causa de tratar la guerra como el crimen que, según la ley escrita, es. Tratar algo como un delito significa algo más que enjuiciarlo. Puede haber mejores instituciones en algunos casos que los tribunales de justicia para lograr la reconciliación o la restitución, pero tales estrategias no son asistidas por mantener la pretensión de la legalidad de la guerra, la aceptabilidad de la guerra.

TRATADOS

Como 1899, todas las partes del Convención para la Solución Pacífica de Controversias Internacionales se han comprometido a “acordar hacer sus mejores esfuerzos para asegurar la solución pacífica de las diferencias internacionales”. La violación de este tratado fue el Cargo I en el Nuremberg de 1945 Acusación de nazis Partes de la convención incluir suficientes naciones para eliminar efectivamente la guerra si se cumpliera.

Como 1907, todas las partes del Convenio de La Haya de 1907 se han visto obligados a “utilizar sus mejores esfuerzos para asegurar la solución pacífica de las diferencias internacionales”, a apelar a otras naciones para que medien, a aceptar ofertas de mediación de otras naciones, a crear, si es necesario, “una Comisión Internacional de Investigación, para facilitar una solución de estas disputas esclareciendo los hechos por medio de una investigación imparcial y concienzuda” y apelar, si es necesario, al tribunal permanente de La Haya para el arbitraje. La violación de este tratado fue el Cargo II en el Nuremberg de 1945. Acusación de nazis Partes de la convención incluir suficientes naciones para eliminar efectivamente la guerra si se cumpliera.

Como 1928, todas las partes del Pacto Kellogg-Briand (KBP) han sido legalmente obligados a “condenar el recurso a la guerra para la solución de controversias internacionales, y renunciar a ella, como un instrumento de política nacional en sus relaciones mutuas”, y a “acordar que el arreglo o solución de todas las disputas o los conflictos de cualquier naturaleza o de cualquier origen que surjan entre ellos, nunca se buscarán sino por medios pacíficos.” La violación de este tratado fue el Cargo XIII en el Nuremberg de 1945. Acusación de los nazis. No se hizo el mismo cargo contra los vencedores. La acusación inventó este crimen no escrito anteriormente: “DELITOS CONTRA LA PAZ: a saber, planificación, preparación, iniciación o libramiento de una guerra de agresión, o una guerra en violación de tratados, acuerdos o garantías internacionales, o participación en un plan común o conspiración para el cumplimiento de cualquiera de los anteriores ”. Esta invención fortaleció el común malentendido del Pacto Kellogg-Briand como una prohibición de la guerra agresiva pero no defensiva. Sin embargo, el pacto Kellogg-Briand prohibía claramente no sólo la guerra de agresión sino también la guerra defensiva, es decir, toda guerra. Partes del Pacto incluir suficientes naciones para eliminar efectivamente la guerra cumpliéndola.

Como 1945, todas las partes del Carta de la ONU han sido obligados a “resolver sus controversias internacionales por medios pacíficos de manera que no se pongan en peligro la paz y la seguridad internacionales ni la justicia”, y a “abstenerse en sus relaciones internacionales de la amenaza o el uso de la fuerza contra la integridad territorial o independencia política de cualquier estado”, aunque con lagunas añadidas para las guerras autorizadas por la ONU y las guerras de “defensa propia” (pero nunca para la amenaza de guerra), lagunas que no se aplican a ninguna guerra reciente, pero lagunas en la existencia de que crean en muchas mentes la vaga idea de que las guerras son legales. El requisito de la paz y la prohibición de la guerra se ha elaborado a lo largo de los años en varias resoluciones de la ONU, como 2625 y 3314. partes de la Carta terminaría la guerra al cumplirla.

Como 1949, todas las partes de NATO, han acordado una reafirmación de la prohibición de amenazar o usar la fuerza que se encuentra en la Carta de la ONU, incluso mientras acuerdan prepararse para las guerras y unirse a las guerras defensivas libradas por otros miembros de la OTAN. La gran mayoría del tráfico de armas y el gasto militar de la Tierra, y una gran parte de su guerra, se realiza mediante Miembros de la OTAN.

Como 1949, partes de la Cuarto Convenio de Ginebra se les ha prohibido participar en cualquier acto de violencia contra personas que no participen activamente en la guerra, y se les ha prohibido todo uso de “[p]astas colectivas e igualmente todas las medidas de intimidación o terrorismo”, mientras que la gran mayoría de las personas muertas en guerras han sido no combatientes. Todos los grandes hacedores de guerra son parte de los Convenios de Ginebra.

Como 1970, la Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares ha exigido a sus partes que “prosigan negociaciones de buena fe sobre medidas eficaces relativas a la cesación de la carrera de armamentos nucleares en una fecha próxima y al desarme nuclear, y sobre un tratado sobre derechos generales y desarme completo [!!] bajo estricto y efectivo control internacional”. Partes del tratado incluir los 5 mayores (pero no los siguientes 4) poseedores de armas nucleares.

Como 1976, la Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) y el Pacto internacional de derechos económicos, sociales y culturales han obligado a sus partes a estas palabras iniciales del artículo I de ambos tratados: "Todos los pueblos tienen el derecho a la libre determinación". La palabra "todos" parecería incluir no solo a Kosovo y las antiguas partes de Yugoslavia, Sudán del Sur, los Balcanes, Chequia y Eslovaquia, sino también Crimea, Okinawa, Escocia, Diego García, Nagorno Karabagh, Sahara Occidental, Palestina, Osetia del Sur. , Abjasia, Kurdistán, etc. Partes de los Pactos incluir la mayor parte del mundo.

El mismo Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos exige que "la ley prohíba toda propaganda de guerra". (Sin embargo, las cárceles no se vacían para dar cabida a los ejecutivos de los medios de comunicación. De hecho, los denunciantes son encarcelados por revelar mentiras de guerra).

Como 1976 (o el momento de unirse para cada partido) el Tratado de Amistad y Cooperación en el Sudeste Asiático (al que China y varios naciones fuera del sudeste asiático, como Estados Unidos, Rusia e Irán, son parte) ha requerido que:

“En sus relaciones mutuas, las Altas Partes Contratantes se guiarán por los siguientes principios fundamentales:
una. El respeto mutuo por la independencia, soberanía, igualdad, integridad territorial e identidad nacional de todas las naciones;
B. El derecho de todo Estado a llevar su existencia nacional libre de injerencias, subversiones o coacciones externas;
C. No injerencia en los asuntos internos de los demás;
D. arreglo de diferencias o disputas por medios pacíficos;
mi. Renuncia a la amenaza o al uso de la fuerza;
F. Cooperación efectiva entre ellos. . . .
“Cada Alta Parte Contratante no participará de ninguna manera o forma en ninguna actividad que constituya una amenaza para la estabilidad política y económica, la soberanía o la integridad territorial de otra Alta Parte Contratante. . . .

“Las Altas Partes Contratantes tendrán la determinación y la buena fe para impedir que surjan controversias. En caso de que surjan disputas sobre asuntos que los afecten directamente, especialmente disputas que puedan perturbar la paz y la armonía regionales, se abstendrán de la amenaza o el uso de la fuerza y ​​en todo momento resolverán dichas disputas entre ellos mediante negociaciones amistosas. . . .

“Para la solución de controversias a través de procesos regionales, las Altas Partes Contratantes constituirán, como órgano permanente, un Alto Consejo integrado por un Representante a nivel ministerial de cada una de las Altas Partes Contratantes para tomar conocimiento de la existencia de controversias o situaciones susceptibles de perturbar paz y harmonia. . . .

“En caso de que no se llegue a una solución mediante negociaciones directas, el Consejo Superior conocerá la controversia o la situación y recomendará a las partes en la controversia los medios adecuados de solución, como buenos oficios, mediación, investigación o conciliación. No obstante, el Consejo Superior podrá ofrecer sus buenos oficios o, previo acuerdo de las partes en litigio, constituirse en comité de mediación, investigación o conciliación. Cuando se considere necesario, el Consejo Superior recomendará las medidas adecuadas para prevenir el agravamiento del conflicto o de la situación. . . . "

Como 2014, la Tratado sobre Comercio de Armas ha exigido que sus partes “no autoricen ninguna transferencia de armas convencionales cubiertas por el artículo 2 (1) o de artículos cubiertos por el artículo 3 o el artículo 4, si tiene conocimiento en el momento de la autorización de que las armas o artículos se utilizarían en el comisión de genocidio, crímenes de lesa humanidad, violaciones graves de los Convenios de Ginebra de 1949, ataques dirigidos contra bienes de carácter civil o personas civiles protegidas como tales, u otros crímenes de guerra definidos por los acuerdos internacionales en los que es Parte ”. Más de la mitad de los países del mundo son partes.

Desde 2014, los más de 30 Estados miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se han adherido a este Declaración de Zona de Paz:

“1. América Latina y el Caribe como Zona de Paz basada en el respeto a los principios y normas del Derecho Internacional, incluidos los instrumentos internacionales de los que los Estados Miembros son parte, los Principios y Propósitos de la Carta de las Naciones Unidas;

“2. Nuestro compromiso permanente de resolver las controversias por medios pacíficos con el objetivo de erradicar para siempre la amenaza o el uso de la fuerza en nuestra región;

“3. El compromiso de los Estados de la región con su estricta obligación de no intervenir, directa o indirectamente, en los asuntos internos de ningún otro Estado y de observar los principios de soberanía nacional, igualdad de derechos y autodeterminación de los pueblos;

“4. El compromiso de los pueblos de América Latina y el Caribe de fomentar la cooperación y las relaciones amistosas entre ellos y con otras naciones, independientemente de las diferencias en sus sistemas políticos, económicos y sociales o niveles de desarrollo; practicar la tolerancia y vivir juntos en paz como buenos vecinos;

“5. El compromiso de los Estados de América Latina y el Caribe de respetar plenamente el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural, como condición indispensable para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones;

“6. La promoción en la región de una cultura de paz basada, entre otros, en los principios de la Declaración de las Naciones Unidas sobre una Cultura de Paz;

“7. El compromiso de los Estados de la región de guiarse por esta Declaración en su comportamiento internacional;

“8. El compromiso de los Estados de la región de seguir impulsando el desarme nuclear como objetivo prioritario y contribuir con el desarme general y completo, para fomentar el fortalecimiento de la confianza entre las naciones ”.

Como 2017, donde tiene jurisdicción, el Corte Criminal Internacional (CPI) ha tenido la capacidad de procesar el crimen de agresión, un descendiente de la transformación de Nuremberg del KBP. Más de la mitad de los países del mundo son partes.

Como 2021, partes de la Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares han acordado que

“Cada Estado Parte se compromete nunca bajo ninguna circunstancia a:

“(a) Desarrollar, probar, producir, fabricar, adquirir, poseer o almacenar armas nucleares u otros dispositivos explosivos nucleares;

“(B) Transferir a cualquier destinatario armas nucleares u otros artefactos explosivos nucleares o el control de tales armas o artefactos explosivos directa o indirectamente;

“c) Recibir la transferencia o el control de armas nucleares u otros dispositivos explosivos nucleares directa o indirectamente;

“(D) Usar o amenazar con usar armas nucleares u otros artefactos explosivos nucleares;

“(E) Ayudar, alentar o inducir, de cualquier forma, a cualquier persona a participar en cualquier actividad prohibida a un Estado Parte en virtud del presente Tratado;

“(f) Solicitar o recibir asistencia, de cualquier manera, de cualquier persona para participar en cualquier actividad prohibida a un Estado Parte en virtud de este Tratado;

"(G) Permitir el estacionamiento, instalación o despliegue de armas nucleares u otros dispositivos explosivos nucleares en su territorio o en cualquier lugar bajo su jurisdicción o control".

Partes del Tratado se están agregando rápidamente.

 

CONSTITUCIONES

La mayoría de las constituciones nacionales existentes se pueden leer en su totalidad en https://constituteproject.org

La mayoría de ellos declaran explícitamente su apoyo a los tratados en los que las naciones son parte. Muchos apoyan explícitamente la Carta de la ONU, incluso si también la contradicen. Varias constituciones europeas limitan explícitamente el poder nacional en deferencia al estado de derecho internacional. Varios dan más pasos por la paz y contra la guerra.

La constitución de Costa Rica no prohíbe la guerra, pero sí prohíbe el mantenimiento de un ejército permanente: “Queda abolido el Ejército como institución permanente”. Las constituciones de EE. UU. y algunas otras están escritas como si, o al menos consistentes con la idea de que se creará un ejército temporalmente una vez que haya una guerra, al igual que la de Costa Rica pero sin la abolición explícita de un ejército permanente. Por lo general, estas constituciones limitan el período de tiempo (a uno o dos años) durante el cual se puede financiar un ejército. Por lo general, estos gobiernos simplemente han convertido en rutina continuar financiando sus ejércitos cada año.

La constitución de Filipinas se hace eco del Pacto Kellogg-Briand al renunciar a "la guerra como un instrumento de política nacional".

El mismo idioma se puede encontrar en la Constitución de Japón. El preámbulo dice: “Nosotros, el pueblo japonés, actuando a través de nuestros representantes debidamente elegidos en la Dieta Nacional, determinamos que aseguraremos para nosotros y nuestra posteridad los frutos de la cooperación pacífica con todas las naciones y las bendiciones de la libertad en esta tierra, y resolvió que nunca más seremos visitados por los horrores de la guerra a través de la acción del gobierno ". Y el artículo 9 dice: “Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como un derecho soberano de la nación ya la amenaza o el uso de la fuerza como medio para resolver disputas internacionales. Para lograr el objetivo del párrafo anterior, nunca se mantendrán las fuerzas terrestres, marítimas y aéreas, así como otros potenciales de guerra. No se reconocerá el derecho de beligerancia del Estado ”.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Kijuro Shidehara, diplomático y activista por la paz japonés desde hace mucho tiempo y nuevo primer ministro, le pidió al general estadounidense Douglas MacArthur que prohibiera la guerra en una nueva constitución japonesa. En 1950, el gobierno de EE. UU. pidió a Japón que violara el artículo 9 y se uniera a una nueva guerra contra Corea del Norte. Japón se negó. La misma solicitud y negativa se repitió para la guerra de Vietnam. Sin embargo, Japón permitió que EE. UU. usara bases en Japón, a pesar de las grandes protestas del pueblo japonés. La erosión del artículo 9 había comenzado. Japón se negó a unirse a la Primera Guerra del Golfo, pero brindó un apoyo simbólico, reabasteciendo de combustible a los barcos, para la guerra en Afganistán (que el primer ministro japonés dijo abiertamente que era una cuestión de condicionar al pueblo de Japón para futuras guerras). Japón reparó barcos y aviones estadounidenses en Japón durante la guerra de 2003 contra Irak, aunque nunca se explicó por qué un barco o avión que podía llegar de Irak a Japón y regresar necesitaba reparaciones. Más recientemente, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, lideró la “reinterpretación” del artículo 9 para que signifique lo contrario de lo que dice. A pesar de tal reinterpretación, hay un movimiento en marcha en Japón para cambiar realmente las palabras de la Constitución para permitir la guerra.

Las constituciones de Alemania e Italia datan del mismo período posterior a la Segunda Guerra Mundial que las de Japón. Alemania incluye esto:

“(1) Las actividades tendientes a perturbar o realizadas con la intención de perturbar las relaciones pacíficas entre las naciones, y especialmente la preparación para la guerra de agresión, serán inconstitucionales. Estarán sujetos a castigo.

“(2) Las armas diseñadas para la guerra pueden fabricarse, transportarse o comercializarse únicamente con el permiso del Gobierno Federal. Los detalles serán regulados por una ley federal ”.

Y además:

“(1) La Federación puede, mediante legislación, transferir poderes soberanos a instituciones internacionales.

“(2) Con el fin de preservar la paz, la Federación podrá incorporarse a un sistema de seguridad colectiva mutua; al hacerlo, consentirá en aquellas limitaciones de sus poderes soberanos que producirán y asegurarán un orden pacífico y duradero en Europa y entre las naciones del mundo.

“(3) Para la solución de controversias internacionales, la Federación se adherirá a un sistema general, integral y obligatorio de arbitraje internacional”.

La objeción de conciencia está en la Constitución alemana:

“Nadie será obligado contra su conciencia a prestar el servicio militar con el uso de armas. Los detalles serán regulados por una ley federal.”

La constitución de Italia incluye un lenguaje familiar: “Italia rechaza la guerra como instrumento de agresión contra la libertad de otros pueblos y como medio para la solución de disputas internacionales. Italia acepta, en condiciones de igualdad con otros Estados, las limitaciones de soberanía que sean necesarias para un orden mundial que asegure la paz y la justicia entre las Naciones. Italia promueve y alienta a las organizaciones internacionales que promueven tales fines”.

Esto parece particularmente fuerte, pero aparentemente tiene la intención de no tener sentido, porque la misma constitución también dice: “El Parlamento tiene la autoridad para declarar el estado de guerra y otorgar los poderes necesarios al Gobierno. . . . El Presidente es el comandante en jefe de las fuerzas armadas, presidirá el Consejo Supremo de Defensa establecido por ley y hará las declaraciones de guerra acordadas por el Parlamento. . . . Los tribunales militares en tiempo de guerra tienen la jurisdicción establecida por la ley. En tiempos de paz tienen jurisdicción solo por delitos militares cometidos por miembros de las fuerzas armadas ”. Todos estamos familiarizados con los políticos que "rechazan" u "se oponen" sin sentido a algo por lo que trabajan duro para aceptar y apoyar. Las constituciones pueden hacer lo mismo.

El lenguaje en las constituciones italiana y alemana sobre la cesión de poder a las Naciones Unidas (sin nombre) es escandaloso para los oídos estadounidenses, pero no único. Se encuentra un lenguaje similar en las constituciones de Dinamarca, Noruega, Francia y varias otras constituciones europeas.

Dejando Europa a Turkmenistán, encontramos una constitución comprometida con la paz por medios pacíficos: “Turkmenistán, siendo un súbdito pleno de la comunidad mundial, se adherirá en su política exterior a los principios de neutralidad permanente, no injerencia en los asuntos internos de otros países, abstenerse del uso de la fuerza y ​​la participación en bloques y alianzas militares, promover relaciones pacíficas, amistosas y de beneficio mutuo con los países de la región y todos los estados del mundo ”.

Dirigiéndonos a las Américas, encontramos en Ecuador una constitución comprometida con el comportamiento pacífico por parte de Ecuador y una prohibición del militarismo por parte de cualquier otra persona en Ecuador: “Ecuador es un territorio de paz. No se permitirá el establecimiento de bases militares extranjeras o instalaciones extranjeras con fines militares. Está prohibido transferir bases militares nacionales a fuerzas armadas o de seguridad extranjeras. . . . Promueve la paz y el desarme universal; condena el desarrollo y uso de armas de destrucción en masa y la imposición de bases o instalaciones con fines militares por ciertos Estados en el territorio de otros ”.

Otras constituciones que prohíben las bases militares extranjeras, junto con la de Ecuador, incluyen las de Angola, Bolivia, Cabo Verde, Lituania, Malta, Nicaragua, Ruanda, Ucrania y Venezuela.

Varias constituciones de todo el mundo utilizan el término "neutralidad" para indicar un compromiso de mantenerse al margen de las guerras. Por ejemplo, en Bielorrusia, una sección de la constitución que actualmente está en peligro de ser modificada para acomodar las armas nucleares rusas dice: "La República de Bielorrusia tiene como objetivo hacer de su territorio una zona libre de armas nucleares y el estado neutral".

En Camboya, la constitución dice, “El Reino de Camboya adopta [una] política de neutralidad permanente y no alineación. El Reino de Camboya sigue una política de coexistencia pacífica con sus vecinos y con todos los demás países del mundo. . . . El Reino de Camboya no se unirá a ninguna alianza militar o pacto militar que sea incompatible con su política de neutralidad. . . . Se anulará todo tratado y acuerdo incompatible con la independencia, soberanía, integridad territorial, neutralidad y unidad nacional del Reino de Camboya. . . . El Reino de Camboya será un país independiente, soberano, pacífico, permanentemente neutral y no alineado ".

Malta: “Malta es un estado neutral que persigue activamente la paz, la seguridad y el progreso social entre todas las naciones adhiriéndose a una política de no alineación y negándose a participar en cualquier alianza militar”.

Moldavia: "La República de Moldavia proclama su neutralidad permanente".

Suiza: Suiza “toma medidas para salvaguardar la seguridad externa, la independencia y la neutralidad de Suiza”.

Turkmenistán: “Las Naciones Unidas a través de las resoluciones de la Asamblea General 'Neutralidad permanente de Turkmenistán' de fecha 12 de diciembre de 1995 y 3 de junio de 2015: Reconoce y apoya el estado proclamado de neutralidad permanente de Turkmenistán; Exhorta a los estados miembros de las Naciones Unidas a respetar y apoyar este estatus de Turkmenistán y también a respetar su independencia, soberanía e integridad territorial. . . . La neutralidad permanente de Turkmenistán será la base de su política nacional y exterior. . . . "

Otros países, como Irlanda, tienen tradiciones de neutralidad reclamada e imperfecta, y campañas ciudadanas para agregar neutralidad a las constituciones.

Las constituciones de varias naciones pretenden permitir la guerra, a pesar de profesar defender los tratados ratificados por sus gobiernos, pero requieren que cualquier guerra sea en respuesta a una "agresión" o "agresión real o inminente". En algunos casos, estas constituciones solo permiten la "guerra defensiva" o prohíben las "guerras agresivas" o las "guerras de conquista". Estos incluyen las constituciones de Argelia, Bahrein, Brasil, Francia, Corea del Sur, Kuwait, Letonia, Lituania, Qatar y Emiratos Árabes Unidos.

Las constituciones que prohíben la guerra agresiva por parte de las potencias coloniales pero comprometen a su nación a apoyar las guerras de “liberación nacional” incluyen las de Bangladesh y Cuba.

Otras constituciones requieren que una guerra sea una respuesta a una "agresión" o "agresión real o inminente" o una "obligación de defensa común" (como la obligación de los miembros de la OTAN de participar en guerras con otros miembros de la OTAN). Estas constituciones incluyen las de Albania, China, Chequia, Polonia y Uzbekistán.

La Constitución de Haití exige para una guerra que "todos los intentos de conciliación hayan fracasado".

Algunas constituciones de naciones sin ejércitos permanentes o prácticamente ninguno, y sin guerras recientes, no mencionan la guerra o la paz en absoluto: Islandia, Mónaco, Nauru. La constitución de Andorra simplemente menciona un deseo de paz, no muy diferente de lo que se puede encontrar en las constituciones de algunos de los más grandes belicistas.

Si bien muchos de los gobiernos del mundo son parte de tratados que prohíben las armas nucleares, algunos también prohíben las armas nucleares en sus constituciones: Bielorrusia, Bolivia, Camboya, Colombia, Cuba, República Dominicana, Ecuador, Irak, Lituania, Nicaragua, Palau, Paraguay, Filipinas, y venezuela La constitución de Mozambique apoya la creación de una zona libre de armas nucleares.

Chile está en proceso de reescribir su constitución, y algunos chilenos están la búsqueda de incluir la prohibición de la guerra.

Muchas constituciones incluyen vagas referencias a la paz, pero una aceptación explícita de la guerra. Algunos, como el de Ucrania, incluso prohíben los partidos políticos que promueven la guerra (una prohibición que claramente no se mantiene).

En la constitución de Bangladesh, podemos leer tanto esto:

“El Estado basará sus relaciones internacionales en los principios del respeto a la soberanía nacional y la igualdad, la no injerencia en los asuntos internos de otros países, la solución pacífica de las controversias internacionales y el respeto al derecho internacional y a los principios enunciados en la Carta de las Naciones Unidas , y sobre la base de esos principios: a. luchar por la renuncia al uso de la fuerza en las relaciones internacionales y por el desarme general y completo”.

Y esto: “La guerra no será declarada y la República no participará en ninguna guerra excepto con el consentimiento del Parlamento”.

Numerosas constituciones afirman permitir la guerra incluso sin las limitaciones mencionadas anteriormente (que sea defensiva o el resultado de una obligación de un tratado [aunque también una violación del tratado]). Cada uno de ellos especifica qué oficina u organismo debe lanzar la guerra. Por tanto, algunos hacen que las guerras sean un poco más difíciles de lanzar que otros. Ninguno requiere voto público. Australia solía prohibir el envío de cualquier miembro de las fuerzas armadas al extranjero "a menos que acuerden hacerlo voluntariamente". Hasta donde yo sé, ni siquiera las naciones que gritan más ruidosamente sobre la lucha por la democracia lo hacen ahora. Algunas de las naciones que permiten incluso guerras agresivas, restringen su permiso a guerras defensivas si un partido en particular (como un presidente en lugar de un parlamento) inicia la guerra. Las constituciones que sancionan la guerra pertenecen a los siguientes países: Afganistán, Angola, Argentina, Armenia, Austria, Azerbaiyán, Bélgica, Benin, Bulgaria, Burkina Faso, Burundi, Camboya, Cabo Verde, República Centroafricana, Chad, Chile, Colombia, República Democrática del Congo, Congo. , Costa Rica, Costa de Marfil, Croacia, Chipre, Dinamarca, Djibouti, Egipto, El Salvador, Guinea Ecuatorial, Eritrea, Estonia, Etiopía, Finlandia, Gabón, Gambia, Grecia, Guatemala, Guinea-Bissau, Honduras, Hungría, Indonesia , Irán, Irak, Irlanda, Israel, Italia, Jordania, Kazajstán, Kenia, Corea del Norte, Kirguistán, Laos, Líbano, Liberia, Luxemburgo, Madagascar, Malawi, Malawi, Mauritania, México, Moldavia, Mongolia, Montenegro, Marruecos, Mozambique, Myanmar, Países Bajos, Níger, Nigeria, Macedonia del Norte, Omán, Panamá, Papua Nueva Guinea, Perú, Filipinas, Portugal, Rumania, Ruanda, Santo Tomé y Príncipe, Arabia Saudita, Senegal, Serbia, Sierra Leona, Eslovaquia, Eslovenia, Somalia, Sudán del Sur, España, Sri Lanka, Sudán, Surinam, Suecia, Siria, Taiwán, Tanzanía entre otros países, Tailandia, Timor-Leste, Togo, Tonga, Túnez, Turquía, Uganda, Ucrania, Estados Unidos, Uruguay, Venezuela, Vietnam, Zambia y Zimbabwe.

 

Leyes

Como lo requieren muchos tratados, las naciones han incorporado muchos de los tratados de los que son parte en las leyes nacionales. Pero hay otras leyes no basadas en tratados que pueden ser relevantes para la guerra, en particular las leyes contra el asesinato.

Un profesor de derecho le dijo una vez al Congreso de los Estados Unidos que volar a alguien con un misil en un país extranjero era un acto criminal de asesinato a menos que fuera parte de una guerra, en cuyo caso era perfectamente legal. Nadie preguntó qué haría legal la guerra. La profesora luego admitió que no sabía si tales actos eran homicidas o perfectamente aceptables, porque la respuesta a la pregunta de si eran parte de una guerra había sido escondida en un memorando secreto del entonces presidente Barack Obama. Nadie preguntó por qué algo que era parte de una guerra o no era significativo si nadie que observara la acción podía determinar si era o no una guerra. Pero supongamos, por el bien del argumento, que alguien ha definido qué es una guerra y ha dejado perfectamente obvio e indiscutible qué acciones son y no son parte de las guerras. ¿No queda todavía la pregunta de por qué el asesinato no debe seguir siendo un delito de asesinato? Existe un acuerdo general en que la tortura sigue siendo un delito de tortura cuando forma parte de una guerra, y que innumerables otras partes de las guerras mantienen su condición delictiva. Los Convenios de Ginebra crean docenas de crímenes a partir de sucesos rutinarios en las guerras. Todo tipo de abuso de personas, propiedades y el mundo natural, al menos a veces, sigue siendo un crimen incluso cuando se considera parte constitutiva de las guerras. Algunas acciones permitidas fuera de las guerras, como el uso de gases lacrimógenos, se convierten en delitos al ser parte de las guerras. Las guerras no otorgan una licencia general para cometer delitos. ¿Por qué debemos aceptar que el asesinato es una excepción? Las leyes contra el asesinato en naciones de todo el mundo no constituyen una excepción para la guerra. Las víctimas en Pakistán han tratado de procesar los asesinatos con aviones no tripulados estadounidenses como asesinatos. No se ha ofrecido ningún buen argumento legal sobre por qué no deberían hacerlo.

Las leyes también pueden ofrecer alternativas a la guerra. Lituania ha creado un plan de resistencia civil masiva contra una posible ocupación extranjera. Esa es una idea que podría desarrollarse y difundirse.

 

Las actualizaciones de este documento se realizarán en https://worldbeyondwar.org/constitutions

Publique aquí cualquier sugerencia como comentario.

Gracias por sus útiles comentarios a Kathy Kelly, Jeff Cohen, Yurii Sheliazhenko, Joseph Essertier,. . . y usted?

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Traducir a cualquier idioma