El militarismo en el aire que respiramos

Si hay un grupo de estadounidenses a quienes los iraquíes que luchan contra los efectos de salud del uranio empobrecido, las bombas de racimo, el fósforo blanco y todos los diversos venenos de guerra pueden relacionarse, podrían ser los residentes en su mayoría negros y en su mayoría pobres de Gibsland, en el norte del país. Luisiana.

Así es como un op-ed en la New York Times de un residente describe su situación:

“Durante años, uno de los empleadores más grandes en esa área fue la Planta de Municiones del Ejército de Louisiana, a unas cuatro millas de Minden. La Agencia de Protección Ambiental finalmente enumeró la planta como un sitio Superfund porque durante más de 40 años las aguas residuales cargadas de explosivos sin tratar de las operaciones industriales se recolectaron en sumideros de concreto en cada una de las diversas áreas de la línea de carga, y se vaciaron en '16 un acre lagunas de agua rosada '”.

Y ahora (desde Truthout.org):

“Después de meses de disputas burocráticas entre el Ejército y las agencias estatales y federales, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) anunció recientemente un plan de emergencia para quemar 15 millones de libras de M6 - hasta 80,000 libras por día durante un año - abierto Las "bandejas para quemar" en Camp Minden, un proceso de eliminación que los defensores del medio ambiente dicen que está obsoleto y ha sido prohibido en otros países. La operación sería una de las mayores municiones abiertas quemadas en la historia de los Estados Unidos ".

De vez en cuando, alrededor de Vieques, la isla de Jeju o la isla de Pagan, las organizaciones ambientales se enfrentan a un pequeño rincón de el mayor destructor del medio ambiente. Si bien es poco probable que los grandes grupos ambientalistas se enfrenten a la propia institución de la guerra hasta que sea demasiado tarde, deberíamos aprovechar estas oportunidades para alentarlos. Porque ellos son teniendo en los militares sobre esta quemadura. Hay muchos ex miembros del ejército de los EE. UU. Que pueden informarles sobre los impactos en la salud de las quemaduras en el extranjero, a lo que los veteranos se refieren como “el nuevo agente naranja. " La EPA puede informar a los activistas sobre quién genera más desastres ambientales en los Estados Unidos. Pista: comienza con mil y rima con solitario.

chorros de aceite

Una de las principales motivaciones detrás de algunas guerras es el deseo de controlar los recursos que envenenan la tierra, especialmente el petróleo y el gas. Ese hecho, a menudo disfrazado, debería ser enfrentado por aquellos de nosotros preocupados por el futuro de la tierra. Las guerras no son para protegernos sino para ponernos en peligro, por la generación de animosidad y por la destrucción de nuestro planeta. La producción del ejército más grande y derrochador de la historia no es una medida de seguridad en caso de que se presente una buena guerra, sino exactamente lo que Eisenhower advirtió que sería, un generador de guerras. El billón de dólares que Estados Unidos vierte en la máquina de guerra cada año es necesario Para la protección del medio ambiente urgente. Y el gasto de los preparativos de guerra no nos enriquece; eso nos empobrece mientras concentra la riqueza lejos de lugares como Gibsland. Son muchas desventajas para una institución cuya función principal es mata a mucha gente inocente mientras se quita nuestro las libertades civiles.

Pero, volviendo a la desventaja ambiental. Y el aceite. El petróleo puede filtrarse o quemarse, como en la Guerra del Golfo, pero principalmente se utiliza en todo tipo de máquinas que contaminan la atmósfera terrestre, lo que nos pone a todos en riesgo. Algunos asocian el consumo de petróleo con la supuesta gloria y el heroísmo de la guerra, por lo que las energías renovables que no corren el riesgo de sufrir una catástrofe global son vistas como formas cobardes y antipatrióticas para alimentar nuestras máquinas. Sin embargo, la interacción de la guerra con el petróleo va más allá. Las guerras mismas, luchen o no por el petróleo, consumen enormes cantidades de él. Uno de los principales consumidores de petróleo del mundo, de hecho, es el ejército de Estados Unidos.

El ejército estadounidense quema alrededor de 340,000 barriles de petróleo cada día. Si el Pentágono fuera un país, ocuparía el puesto 38 de 196 en consumo de petróleo. Simplemente no hay otra institución que se acerque ni remotamente al ejército en este u otros tipos de destrucción ambiental. (Pero trate de descubrir ese hecho en una marcha contra el oleoducto).

El medio ambiente tal como lo conocemos no sobrevivirá a la guerra nuclear. También puede que no sobreviva a la guerra "convencional", entendida como el tipo de guerras que ahora se libran. El daño intenso ya ha sido causado por las guerras y por la investigación, pruebas y producción realizadas en preparación para las guerras. En los últimos años, las guerras han convertido a grandes áreas en inhabitables y han generado decenas de millones de refugiados. La guerra "rivaliza con las enfermedades infecciosas como causa mundial de morbilidad y mortalidad", según Jennifer Leaning, de la Escuela de Medicina de Harvard.

Quizás las armas más letales dejadas por las guerras son las minas terrestres y las bombas de racimo. Se estima que decenas de millones de ellos se encuentran alrededor de la tierra, ajenos a cualquier anuncio de que se ha declarado la paz. La mayoría de sus víctimas son civiles, un gran porcentaje de ellos niños.

Es maravilloso tener organizaciones de vez en cuando que desafían aspectos particulares de las causas de la guerra de destrucción. A continuación hay una carta que todas las organizaciones de paz y medioambiente y de paz y medioambiente del mundo deben firmar en:

 

Cynthia Giles, Asistente de Administrador
Oficina de Cumplimiento y Garantía de Cumplimiento Agencia de Protección Ambiental de EE. UU.
Edificio William Jefferson Clinton
1200 Pennsylvania Avenue, NW
Código de correo: 2201A
Washington, DC 20460 Giles-Aa.cynthia@Epa.gov

ENVIADO POR CORREO ELECTRONICO

RE: Proyecto de quema a cielo abierto de propelentes M6 en Camp Minden, Louisiana

Estimado Administrador Auxiliar Giles,

Nosotros, las organizaciones abajo firmantes, nos unimos a los residentes, trabajadores y familias de Louisiana en su llamado por una alternativa más segura a la quema de desechos peligrosos en Camp Minden.

Nos oponemos al plan de la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. Para ABRIR ABIERTO 15 millones de libras de propelentes abandonados de M6 en Camp Minden, Louisiana. Por definición, la quema a cielo abierto no tiene controles de emisiones y dará lugar a la liberación incontrolada de emisiones tóxicas y partículas respirables al medio ambiente. M6 contiene aproximadamente 10 por ciento de dinitrotolueno (DNT) que se clasifica como probable carcinógeno humano. 1

Las preocupaciones por el riesgo potencial para la salud humana creado por la quema a cielo abierto y la detonación abierta, así como por los impactos ambientales en el aire, el suelo y el agua, han requerido que los militares identifiquen y desarrollen alternativas al tratamiento de la quema a cielo abierto / detonación abierta. El plan de la EPA contempla el manejo y transporte seguro a un área de combustión abierta, estos desechos podrían trasladarse de manera similar a una instalación o sistema de tratamiento alternativo.

Si bien apoyamos la iniciativa de la EPA de exigir que el Ejército de los EE. UU. Limpie y elimine estos desechos explosivos almacenados incorrectamente, no apoyamos la quema a cielo abierto como un remedio, dado los riesgos inherentes y evitables para la salud humana y el medio ambiente.

1U.S. Agencia de Protección Ambiental, Hoja de Datos Técnicos, Dinitrotolueno (DNT), Enero 2014.
2 Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU. Laboratorios de Investigación de Ingeniería de la Construcción Informe Técnico de USACERL 98 / 104, Alternativas a la quema a cielo abierto / detonación de materiales energéticos, un resumen de las tecnologías actuales, agosto 1998.

 

Laura Olah, Ciudadanos por el agua segura alrededor de Badger, Wisconsin Dolores Blalock, Red de aire limpio ArkLaTex, LLC, Louisiana
Marylee M. Orr, Directora Ejecutiva, Red de Acción Ambiental de Louisiana / Bajo Mississippi Riverkeeper, Louisiana
Devawn Palmer-Oberlender, patriotas ambientales del valle de New River, Virginia Pamela Miller, Directora Ejecutiva, Acción Comunitaria de Alaska sobre Tóxicos, Alaska
Craig Williams, Grupo de trabajo de armas químicas, Kentucky
Erin Brockovich y Bob Bowcock, California
Tribu Unida de los Indios Shawnee, Jefe Principal, Jim Oyler, Kansas
Tim Lopez, Director de la Junta Asesora de Limpieza Voluntaria, Colorado
Greg Wingard, Director Ejecutivo, Waste Action Project, Washington
Mable Mallard, Comité de Derecho a Saber de la Comunidad de Filadelfia, Pensilvania Doris Bradshaw, Depósito de Defensa Memphis Tennessee - Comité de Ciudadanos Preocupados Isis Bradshaw, Juventud Terminando la Contaminación, Tennessee
Kaye Kiker, organizadora comunitaria, grupo de trabajo de ciudadanos, Alabama
Wilbur Slockish, Columbia River Educación y Desarrollo Económico, Oregon
Al Gedicks, Secretario Ejecutivo, Consejo de Protección de Recursos de Wisconsin, Wisconsin
Doris Bradshaw, Proyecto de Tóxicos Militares, Tennessee
Peter Galvin, Centro para la Diversidad Biológica, California
LeVonne Stone, Red de Justicia Ambiental de Fort Ord, California
Marylia Kelley, Directora Ejecutiva, Tri-Valley CARE (Comunidades contra un ambiente radioactivo), California
Josh Fast, Educador, PermanentGardens.com, Louisiana
Ronnie Cummins, Asociación de Consumidores Orgánicos, Minnesota
Paul Orr, bajista del río Mississippi, Louisiana
Marcia Halligan, Kickapoo Peace Circle, Wisconsin
Kathy Sanchez, EJ RJ, Tewa women United org., Nuevo México
J. Gilbert Sanchez, CEO de Tribal Environmental Watch Alliance, Nuevo México
David Keith, ciudadanos del valle por un ambiente seguro, Massachusetts
Forest Jahnke, Crawford Stewardship Project, Wisconsin
Maria Powell, Presidenta, Midwest Environmental Justice Organization, Wisconsin
Evelyn Yates, Pine Bluff para la eliminación segura, Arkansas
Cheryl Slavant, Ouachita Riverkeeper, Louisiana
Jean E. Mannhaupt, presidente de la Asociación de Propietarios de Viviendas de Park Ridge @ Country Manors, Nueva York
Stephen Brittle, Presidente, Don't Waste Arizona
Alison Jones Chaim, Directora Ejecutiva, Médicos por la Responsabilidad Social de Wisconsin
Jill Johnston, Sindicato de Trabajadores del Suroeste, Texas
Robert Alvarado, Comité para la Acción de Justicia Ambiental, Texas
Phyllis Hasbrouck, Presidenta, Coalición para la Preservación del Oeste de Waubesa, Wisconsin
John LaForge, Nukewatch, Wisconsin
Guy Wolf, codirector de DownRiver Alliance, Wisconsin
Don Timmerman y Roberta Thurstin, Trabajadora Católica de Casa María, Wisconsin
LT General Russel Honore (Retirado), GreenARMY, Louisiana
John LaForge, La Fundación Progresista, Wisconsin
Paul F. Walker, Ph.D., Director, Seguridad Ambiental y Sostenibilidad, Green Cross International, Washington, DC
Cynthia Sarthou, Directora Ejecutiva, Gulf Restoration Network, Louisiana
Lenny Siegel, Director Ejecutivo, Centro para la Supervisión Ambiental Pública, California
John E. Peck, Director Ejecutivo, Family Farm Defenders, Wisconsin
Lois Marie Gibbs, Directora Ejecutiva, Centro de Salud, Medio Ambiente y Justicia, Virginia
Willie Fontenot, Presidente de Conservación, Capítulo Delta del Sierra Club, Louisiana
Kimberlee Wright, Directora Ejecutiva, Midwest Environmental Advocates, Inc., Wisconsin
Elizabeth O'Nan, directora de Protect All Children's Environment, Carolina del Norte
Frances Kelley, Louisiana Progress Action, Louisiana
Patrick Seymour, instituto ISIS MilWaste Project, Massachusetts
Christina Walsh, Directora Ejecutiva, cleanuprocketdyne.org, California
Glen Hooks, Director de Capítulo, Arkansas Sierra Club, Arkansas
Laura Ward, Presidenta, Wanda Washington, Vicepresidenta, FOCUS, Inc (Comunidad Orientada a la Familia United Strong, Inc.), Florida
Ed Dlugosz, Presidente, NJ Friends of Clearwater, New Jersey
Anne Rolfes, Directora Fundadora, LA Bucket Brigade, Louisiana
Monica Wilson, GAIA: Alianza Global para Alternativas de Incineradores, California
Dean A. Wilson, Atchafalaya Basinkeeper, Louisiana
Robin Schneider, Campaña de Texas para el Medio Ambiente, Texas
Lara Norkus-Crampton, Coordinadora, Vecinos de Minneapolis para Aire Limpio, Minnesota Haywood Martin, Presidente, Capítulo Sierra Club Delta, Louisiana
Mitzi Shpak, Directora Ejecutiva, Action Now, California
Jane Williams, Directora Ejecutiva, Comunidades de California contra los Tóxicos, California Robina Suwol, Directora Ejecutiva, Escuelas Seguras de California, California
Renee Nelson, Presidenta de Agua Limpia y Aire (CWAM), California
Lisa Riggiola, Citizens For A Clean Pompton Lakes, Nueva Jersey
Stephanie Stuckey Benfield, Directora Ejecutiva, GreenLaw
James Little, miembro de la Western Broome Environmental Stakeholder Coalition, Nueva York Sparky Rodrigues, Malama Makua, Hawai
Barry Kissin, Consejo Asesor de Restauración de Fort Detrick, Maryland

Presentado por:

Laura Olah, Directora Ejecutiva
Ciudadanos para agua segura alrededor del tejón (CSWAB) E12629 Weigand's Bay South
Merrimac, WI 53561
(608)-643-3124
info@cswab.org
www.cswab.org
www.facebook.com/cswab.org

Dejá un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir a cualquier idioma