La guerra ayuda a alimentar la crisis climática a medida que las emisiones de carbono del ejército de EE. UU. Superan las 140 naciones

By Democracy Now, Noviembre 9, 2021

Los activistas climáticos protestaron fuera de la cumbre climática de la ONU en Glasgow el lunes destacando el papel del ejército estadounidense en alimentar la crisis climática. El proyecto Costs of War estima que los militares produjeron alrededor de 1.2 millones de toneladas métricas de emisiones de carbono entre 2001 y 2017, y casi un tercio provino de guerras estadounidenses en el extranjero. Pero las emisiones de carbono de las fuerzas armadas se han eximido en gran medida de los tratados climáticos internacionales que se remontan al Protocolo de Kioto de 1997 después de presionar desde Estados Unidos. Vamos a Glasgow para hablar con Ramón Mejía, organizador nacional antimilitarista de Grassroots Global Justice Alliance y veterano de la Guerra de Irak; Erik Edstrom, veterano de la guerra de Afganistán convertido en activista climático; y Neta Crawford, directora del proyecto Costs of War. "El ejército de Estados Unidos ha sido un mecanismo de destrucción ambiental", dice Crawford.

Transcripción
Esta es una transcripción urgente. Copia no puede estar en su forma final.

AMY BUEN HOMBRE: El ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se dirigió a la cumbre climática de la ONU el lunes, criticando a los líderes de China y Rusia por no asistir a las conversaciones en Glasgow.

BARACK OBAMA: La mayoría de las naciones no han logrado ser tan ambiciosas como deben ser. La escalada, el aumento de la ambición que anticipamos en París hace seis años no se ha realizado de manera uniforme. Debo confesar que fue particularmente desalentador ver a los líderes de dos de los mayores emisores del mundo, China y Rusia, negarse incluso a asistir a los procedimientos. Y sus planes nacionales hasta ahora reflejan lo que parece ser una peligrosa falta de urgencia, la voluntad de mantener el statu quo por parte de esos gobiernos. Y eso es una pena.

AMY BUEN HOMBRE: Mientras Obama destacó a China y Rusia, los activistas por la justicia climática criticaron abiertamente al presidente Obama por no cumplir las promesas climáticas que hizo como presidente y por su papel de supervisar el ejército más grande del mundo. Esta es la activista filipina Mitzi Tan.

MITZI TAN: Definitivamente creo que el presidente Obama es una decepción, porque se elogió a sí mismo como el presidente negro que se preocupaba por la gente de color, pero si lo hiciera, no nos habría fallado. No habría dejado que esto sucediera. No habría matado a personas con ataques con drones. Y eso está relacionado con la crisis climática, porque el ejército de los EE. UU. Es uno de los mayores contaminadores y también está causando la crisis climática. Entonces, hay tantas cosas que el presidente Obama y los EE. UU. Tienen que hacer para afirmar realmente que son los líderes climáticos que dicen ser.

AMY BUEN HOMBRE: Los oradores del gran mitin Viernes por el Futuro de la semana pasada en Glasgow también destacaron el papel del ejército estadounidense en la emergencia climática.

AYISHA SIDDIQA: Mi nombre es Ayisha Siddiqa. Vengo de la región norte de Pakistán. … El Departamento de Defensa de EE. UU. Tiene una huella de carbono anual más grande que la mayoría de los países de la Tierra, y también es el mayor contaminador de la Tierra. Su presencia militar en mi región le ha costado a Estados Unidos más de $ 8 billones desde 1976. Ha contribuido a la destrucción del medio ambiente en Afganistán, Irak, Irán, el Golfo Pérsico y Pakistán. Las guerras inducidas por Occidente no solo han provocado picos en las emisiones de carbono, sino que han provocado el uso de uranio empobrecido, han provocado el envenenamiento del aire y el agua y han provocado defectos de nacimiento, cáncer y el sufrimiento de miles de personas.

AMY BUEN HOMBRE: El proyecto Costs of War estima que el ejército de EE. UU. Produjo alrededor de 1.2 millones de toneladas de emisiones de carbono entre 2001 y 2017, y casi un tercio provino de guerras de EE. UU. En el extranjero, incluidos Afganistán e Irak. Según una versión, las fuerzas armadas de EE. UU. Son un contaminador más grande que 140 países combinados, incluidas numerosas naciones industrializadas, como Suecia, Dinamarca y Portugal.

Sin embargo, gracias al cabildeo de los Estados Unidos, las emisiones de carbono de las fuerzas armadas han quedado exentas en gran medida de los tratados climáticos internacionales que se remontan al Protocolo de Kioto de 1997. En ese momento, un grupo de neoconservadores, incluido el futuro vicepresidente y entonces Halliburton CEO Dick Cheney, argumentó a favor de la exención de todas las emisiones militares.

El lunes, un grupo de activistas climáticos realizó una protesta frente al COP destacando el papel de las fuerzas armadas estadounidenses en la crisis climática.

Ahora nos acompañan tres invitados. Dentro de la cumbre climática de la ONU, se une a nosotros Ramón Mejía, el organizador nacional antimilitarista de Grassroots Global Justice Alliance. Es un veterano de la guerra de Irak. También nos acompaña Erik Edstrom, quien luchó en la Guerra de Afganistán y luego estudió el cambio climático en Oxford. Es el autor de Antiamericano: el cálculo de un soldado de nuestra guerra más larga. Se une a nosotros desde Boston. También con nosotros, en Glasgow, está Neta Crawford. Ella está con el proyecto Costs of War en la Universidad de Brown. Es profesora en la Universidad de Boston. Ella está justo afuera del COP.

Les damos la bienvenida a todos Democracy Now! Ramón Mejía, empecemos por ti. Participaste en protestas dentro del COP y fuera del COP. ¿Cómo pasó de ser un veterano de la guerra de Irak a un activista por la justicia climática?

RAMÓN MEJÍA: Gracias por invitarme, Amy.

Participé en la invasión de Irak en 2003. Como parte de esa invasión, que fue un crimen, pude presenciar la total destrucción de la infraestructura de Irak, de sus plantas de tratamiento de agua, de aguas residuales. Y era algo que no podía vivir conmigo mismo y no podía seguir apoyando. Entonces, después de dejar el ejército, tuve que hablar y oponerme al militarismo estadounidense en todas las formas, formas o formas que se manifiestan en nuestras comunidades. Solo en Irak, el pueblo iraquí ha estado investigando y dijo que tiene el peor daño genético que jamás se haya estudiado o investigado. Por lo tanto, es mi obligación como veterano de guerra hablar en contra de las guerras, y especialmente de cómo las guerras impactan no solo a nuestra gente, el medio ambiente y el clima.

JUAN GONZÁLEZ: Y, Ramón Mejía, ¿qué pasa con este tema del papel del ejército estadounidense en las emisiones de combustibles fósiles? Cuando estuvo en el ejército, ¿hubo algún sentido entre sus compañeros soldados acerca de esta enorme contaminación que los militares están causando en el planeta?

RAMÓN MEJÍA: Cuando estaba en el ejército, no había ninguna discusión sobre el caos que estábamos creando. Realicé convoyes de reabastecimiento en todo el país, entregando municiones, entregando tanques, entregando repuestos. Y en ese proceso, no vi nada más que desperdicio. Sabes, incluso nuestras propias unidades estaban enterrando municiones y basura desechable en medio del desierto. Estábamos quemando basura, creando vapores tóxicos que han impactado a los veteranos, pero no solo a los veteranos, sino al pueblo iraquí y a los vecinos de esos pozos de quema tóxicos.

Entonces, el ejército de los EE. UU., Si bien es importante discutir las emisiones, y es importante que dentro de estas conversaciones climáticas que abordemos cómo los ejércitos están excluidos y no tenemos que reducir o reportar emisiones, también tenemos que discutir la violencia que los ejércitos salario en nuestras comunidades, en el clima, en el medio ambiente.

Ya sabes, vinimos con una delegación, una delegación de primera línea de más de 60 líderes de base, bajo el lema de It Takes Roots, de la Red Ambiental Indígena, de la Alianza por la Justicia Climática, de la Alianza Transición Justa, de Empleos con Justicia. Y vinimos aquí para decir que no hay cero neto, no hay guerra, no hay calentamiento, manténgalo bajo tierra, porque muchos de los miembros de nuestra comunidad han experimentado lo que el ejército tiene para ofrecer.

Uno de nuestros delegados de Nuevo México, del Southwest Organizing Project, habló sobre cómo millones y millones de combustible para aviones se han derramado en la Base de la Fuerza Aérea de Kirtland. Se ha derramado y lixiviado más combustible en los acuíferos de las comunidades vecinas que el Exxon Valdezy, sin embargo, esas conversaciones no se están manteniendo. Y tenemos otro delegado de Puerto Rico y Vieques, cómo las pruebas de municiones y las pruebas de armas químicas han plagado a la isla, y mientras la Marina de los Estados Unidos ya no está allí, el cáncer sigue golpeando a la población.

JUAN GONZÁLEZ: Y el grupo Global Witness ha estimado que hay más de 100 cabilderos de empresas de carbón, petróleo y gas y sus grupos asociados en la COP26. ¿Cuál es su percepción del impacto del lobby de los combustibles fósiles en esta reunión?

RAMÓN MEJÍA: No puede haber una discusión genuina sobre abordar el cambio climático si no incluimos a los militares. El ejército, como sabemos, es el mayor consumidor de combustibles fósiles y también el mayor emisor de gases de efecto invernadero y el principal responsable de la alteración del clima. Entonces, cuando hay industrias de combustibles fósiles que tienen una delegación más grande que la mayoría de nuestras comunidades de primera línea y el Sur Global, entonces nos están silenciando. Este espacio no es un espacio para discusiones genuinas. Es una discusión para que las corporaciones transnacionales, la industria y los gobiernos contaminantes continúen tratando de encontrar formas de seguir como de costumbre sin abordar realmente las raíces de la conversación.

Tú lo sabes COP ha sido denominado cero neto, el COP de cero neto, pero esto es solo un falso unicornio. Es una solución falsa, de la misma manera que ecologizar a las fuerzas armadas. Ya sabes, las emisiones, es importante que lo discutamos, pero ecologizar el ejército tampoco es la solución. Tenemos que abordar la violencia que los salarios militares tienen y los efectos catastróficos que tiene en nuestro mundo.

Entonces, las conversaciones dentro del COP no son genuinos, porque ni siquiera podemos mantener conversaciones directas y responsabilizar a los demás. Tenemos que hablar en generalidades. Sabes, no podemos decir "militares de EE. UU."; tenemos que decir "militar". No podemos decir que nuestro gobierno es el más responsable de la contaminación; tenemos que hablar en generalidades. Entonces, cuando existe este campo de juego desigual, entonces sabemos que las discusiones no son genuinas aquí.

Las discusiones genuinas y el cambio real están sucediendo en las calles con nuestras comunidades y nuestros movimientos internacionales que están aquí no solo para discutir sino para presionar. Esto ... ya sabes, ¿qué es? Lo hemos estado llamando, que el COP es, ya sabes, especuladores. Es la convocatoria de especuladores. Eso es lo que es. Y estamos aquí para no ceder este espacio en el que reside el poder. Estamos aquí para ejercer presión, y también estamos aquí para hablar en nombre de nuestros compañeros y movimientos internacionales de todo el mundo que no pueden venir a Glasgow debido al apartheid de las vacunas y las restricciones que tienen para venir. discutir lo que está sucediendo en sus comunidades. Así que estamos aquí para elevar sus voces y seguir hablando, ya sabes, con ellos, sobre lo que está sucediendo en todo el mundo.

AMY BUEN HOMBRE: Además de Ramón Mejía, nos acompaña otro veterano de la Infantería de Marina, y él es Erik Edstrom, veterano de la guerra afgana, estudió clima en Oxford y escribió el libro. Antiamericano: el cálculo de un soldado de nuestra guerra más larga. Si puedes hablar sobre ... bueno, te haré la misma pregunta que le hice a Ramón. Aquí eras un Cuerpo de Marines [sic] veterano. ¿Cómo pasó de ser un activista climático y qué debemos entender sobre los costos de la guerra en el país y en el extranjero? Luchaste en Afganistán.

ERIK EDSTROM: Gracias, Amy.

Sí, quiero decir, sería negligente si no hiciera una breve corrección, que es que soy un oficial del Ejército o un ex oficial del Ejército, y no quiero recibir críticas de mis compañeros por ser malinterpretados como un Oficial de marina.

Pero el viaje hacia el activismo climático, creo, comenzó cuando estaba en Afganistán y me di cuenta de que estábamos resolviendo el problema equivocado de la manera equivocada. Estábamos pasando por alto los problemas ascendentes que sustentan la política exterior en todo el mundo, que es la alteración causada por el cambio climático, que pone en peligro a otras comunidades. Crea riesgo geopolítico. Y centrarse en Afganistán, jugar eficazmente a los talibanes al golpe-a-mole, mientras se ignora la crisis climática, parecía un uso terrible de las prioridades.

Entonces, de inmediato, ya sabes, cuando terminé mi servicio militar, quise estudiar lo que creo que es el problema más importante que enfrenta esta generación. Y hoy, al reflexionar sobre las emisiones militares en la contabilidad general a nivel mundial, no solo es intelectualmente deshonesto excluirlas, es irresponsable y peligroso.

JUAN GONZÁLEZ: Y, Erik, me gustaría preguntarte sobre la relación entre el petróleo y el ejército, el ejército de los EE. UU. Pero también otros ejércitos imperiales de todo el mundo. Históricamente ha existido una relación de militares que buscan controlar los recursos petroleros en tiempos de guerra, además de ser los principales usuarios de estos recursos petroleros para desarrollar su capacidad militar, ¿no es así?

ERIK EDSTROM: Ha habido. Creo que Amy hizo un trabajo fantástico diseñando, al igual que el otro orador, acerca de que el ejército es el mayor consumidor institucional de combustibles fósiles del mundo, y creo que eso definitivamente impulsa parte de la toma de decisiones en el ejército. Las emisiones atribuibles al ejército de EE. UU. Son más que la aviación civil y el transporte marítimo combinados. Pero una de las cosas que realmente quería llevar a casa en esta conversación es sobre algo que no se discute mucho en los costos de la guerra, que es el costo social del carbono o las externalidades negativas asociadas con nuestra huella global como ejército en todo el mundo. .

Y Amy tenía razón al señalar eso, citando al Instituto Watson de la Universidad Brown y las 1.2 millones de toneladas métricas de emisiones estimadas del ejército durante la época de la guerra global contra el terrorismo. Y cuando miras los estudios de salud pública que comienzan a hacer el cálculo para decir cuántas toneladas debes emitir para dañar a alguien en otra parte del mundo, son aproximadamente 4,400 toneladas. Entonces, si hace la aritmética simple, la guerra global contra el terrorismo ha causado potencialmente las 270,000 muertes relacionadas con el clima en todo el mundo, lo que aumenta y exacerba aún más un costo de guerra ya alto y socava estratégicamente los objetivos mismos que el ejército espera. lograr, que es estabilidad. Y moralmente, también está socavando aún más la declaración de misión y el juramento de las fuerzas armadas, que es proteger a los estadounidenses y ser una fuerza global para el bien, si se adopta una perspectiva globalizada o globalizada. Por lo tanto, socavar la crisis climática y acelerarla no es el papel de los militares, y debemos aplicar presión adicional para que revelen y reduzcan su enorme huella de carbono.

AMY BUEN HOMBRE: Para plantear la pregunta más elocuente de Juan: recuerdo esta triste broma sobre la invasión estadounidense de Irak, un niño que le decía a su padre: "¿Qué hace nuestro petróleo bajo su arena?" Me preguntaba si puedes dar más detalles, Erik Edstrom, sobre lo que constituyen las emisiones militares. ¿Y qué entiende el Pentágono? Quiero decir, durante años, cuando cubríamos las guerras de Bush, bajo George W. Bush, siempre citaríamos que no estaban hablando de sus propios estudios del Pentágono diciendo que el cambio climático es el tema crítico del siglo XXI. . Pero, ¿qué entienden, tanto en general sobre el tema como sobre el papel del Pentágono en la contaminación del mundo?

ERIK EDSTROM: Quiero decir, creo que probablemente en los altos mandos de las fuerzas armadas se entiende que el cambio climático es una amenaza real y existencial. Sin embargo, hay una desconexión, que es un punto de tensión, que es: ¿Qué van a hacer los militares específicamente al respecto, y luego específicamente sus propias emisiones? Si las fuerzas armadas revelaran su huella de carbono total y lo hicieran de manera regular, esa cifra sería profundamente vergonzosa y crearía una enorme presión política sobre las fuerzas armadas estadounidenses para que reduzcan esas emisiones en el futuro. Para que puedas entender su desgana.

Pero no obstante, deberíamos contar absolutamente las emisiones militares, porque no importa cuál sea la fuente. Si viene de un avión civil o un avión militar, al clima mismo, no importa. Y debemos contar cada tonelada de emisiones, independientemente de si es políticamente inconveniente hacerlo. Y sin la divulgación, nos quedamos ciegos. Para priorizar los esfuerzos de descarbonización, necesitamos conocer las fuentes y el volumen de esas emisiones militares, de modo que nuestros líderes y políticos puedan tomar decisiones informadas sobre qué fuentes podrían querer cerrar primero. ¿Son bases en el extranjero? ¿Es una plataforma de vehículo determinada? Esas decisiones no se conocerán y no podremos tomar decisiones inteligentes intelectual y estratégicamente hasta que salgan esos números.

AMY BUEN HOMBRE: Una nueva investigación del proyecto Costs of War de la Universidad de Brown muestra que el Departamento de Seguridad Nacional se ha centrado demasiado en el terrorismo extranjero y de inspiración extranjera, mientras que los ataques violentos en los EE. UU. Provienen más a menudo de fuentes nacionales, ya sabes, hablando de la supremacía blanca. , por ejemplo. Neta Crawford está con nosotros. Ella está justo afuera del COP ahora mismo, la cumbre de la ONU. Es cofundadora y directora del proyecto Costs of War en Brown. Es profesora y directora del departamento de ciencias políticas en la Universidad de Boston. Profesor Crawford, le damos la bienvenida de nuevo a Democracy Now! ¿Por qué estás en la cumbre climática? Por lo general, solo le hablamos, en general, de los costos de la guerra.

NETA CRAWFORD: Gracias, Amy.

Estoy aquí porque hay varias universidades en el Reino Unido que han lanzado una iniciativa para tratar de incluir las emisiones militares de manera más completa en las declaraciones de sus emisiones de los países individuales. Cada año, todos los países que están en el Anexo I, es decir, las partes del tratado de Kioto, tienen que poner algunas de sus emisiones militares en sus inventarios nacionales, pero no es una contabilidad completa. Y eso es lo que nos gustaría ver.

JUAN GONZÁLEZ: Y, Neta Crawford, ¿podría hablarnos de lo que no está siendo registrado o monitoreado en términos de militares? No es solo el combustible el que impulsa los aviones de una fuerza aérea o el que también impulsa a los barcos. Dados los cientos y cientos de bases militares que Estados Unidos tiene en todo el mundo, ¿cuáles son algunos de los aspectos de la huella de carbono del ejército estadounidense a los que la gente no está prestando atención?

NETA CRAWFORD: Bien, creo que hay tres cosas a tener en cuenta aquí. Primero, están las emisiones de las instalaciones. Estados Unidos tiene alrededor de 750 instalaciones militares en el extranjero, en el extranjero, y tiene alrededor de 400 en los Estados Unidos. Y la mayoría de esas instalaciones en el extranjero, no sabemos cuáles son sus emisiones. Y eso se debe a la decisión del Protocolo de Kioto de 1997 de excluir esas emisiones o hacer que se cuenten para el país en el que están ubicadas las bases.

Entonces, la otra cosa que no sabemos es una gran parte de las emisiones de las operaciones. Entonces, en Kioto, se tomó la decisión de no incluir operaciones de guerra que fueron sancionadas por Naciones Unidas u otras operaciones multilaterales. Entonces esas emisiones no están incluidas.

También hay algo conocido como, llamados combustibles búnker, que son los combustibles utilizados en aviones y aviones, lo siento, aviones y barcos en aguas internacionales. La mayoría de las operaciones de la Marina de los Estados Unidos se realizan en aguas internacionales, por lo que no conocemos esas emisiones. Aquellos están excluidos. Ahora, la razón de eso fue, en 1997, la VIENE envió un memorando a la Casa Blanca diciendo que si se incluían misiones, el ejército estadounidense podría tener que reducir sus operaciones. Y dijeron en su memorando, una reducción del 10% en las emisiones conduciría a una falta de preparación. Y esa falta de preparación significaría que Estados Unidos no estaría preparado para hacer dos cosas. Una es ser militarmente superior y hacer la guerra en cualquier momento y en cualquier lugar, y luego, en segundo lugar, no poder responder a lo que vieron como la crisis climática que enfrentaríamos. ¿Y por qué estaban tan conscientes en 1997? Porque habían estado estudiando la crisis climática desde las décadas de 1950 y 1960, y estaban conscientes de los efectos de los gases de efecto invernadero. Entonces, eso es lo que está incluido y lo que está excluido.

Y hay otra gran categoría de emisiones que no conocemos, que es cualquier emisión que provenga del complejo militar-industrial. Todo el equipo que utilizamos tiene que producirse en algún lugar. Gran parte proviene de grandes corporaciones industriales militares en los Estados Unidos. Algunas de esas corporaciones reconocen lo que se conoce como emisiones directas y algo indirectas, pero no conocemos toda la cadena de suministro. Entonces, tengo una estimación de que las principales empresas militares-industriales han emitido aproximadamente la misma cantidad de emisiones de combustibles fósiles, emisiones de gases de efecto invernadero, que las propias fuerzas armadas en un año. Entonces, realmente, cuando pensamos en toda la huella de carbono del ejército de los Estados Unidos, hay que decir que no la contamos en su totalidad. Y además, no contamos las emisiones del Departamento de Seguridad Nacional (todavía no las he contado) y también deberían incluirse.

AMY BUEN HOMBRE: Quería -

JUAN GONZÁLEZ: Y -

AMY BUEN HOMBRE: Adelante, Juan.

JUAN GONZÁLEZ: ¿Podrías hablar también de fosas quemadas? El ejército de los Estados Unidos debe ser único en el mundo, que donde sea que vaya, siempre termina destruyendo cosas al salir, ya sea una guerra o una ocupación. ¿Podrías hablar también de fosas quemadas?

NETA CRAWFORD: No sé mucho acerca de los pozos de combustión, pero sí sé algo de la historia de la destrucción ambiental que hace cualquier ejército. Desde la era colonial hasta la Guerra Civil, cuando las estructuras de troncos de la Guerra Civil se hicieron a partir de bosques enteros talados o las carreteras se hicieron con árboles, el ejército de los Estados Unidos ha sido un mecanismo de destrucción ambiental. En la Guerra Revolucionaria y en la Guerra Civil, y obviamente en Vietnam y Corea, Estados Unidos ha sacado áreas, selvas o bosques, donde pensaban que se esconderían los insurgentes.

Entonces, los pozos de combustión son solo parte de un tipo más grande de desprecio por la atmósfera y el medio ambiente, el medio ambiente tóxico. E incluso los productos químicos que quedan en las bases, que se escapan de los contenedores de combustible, son tóxicos. Entonces, hay una ... como han dicho los otros dos oradores, hay una huella de daño ambiental más grande en la que debemos pensar.

AMY BUEN HOMBRE: Finalmente, en 1997, un grupo de neoconservadores, incluido el futuro vicepresidente, entonces Halliburton CEO Dick Cheney, argumentó a favor de eximir todas las emisiones militares del Protocolo de Kioto. En la carta, Cheney, junto con la Embajadora Jeane Kirkpatrick, el exsecretario de Defensa Caspar Weinberger, escribieron, al “eximir solo los ejercicios militares estadounidenses que son multinacionales y humanitarios, las acciones militares unilaterales - como en Granada, Panamá y Libia - se convertirán política y diplomáticamente más difícil." Erik Edstrom, ¿tu respuesta?

ERIK EDSTROM: Creo que, de hecho, será absolutamente más difícil. Y creo que es nuestro deber, como ciudadanos comprometidos, presionar a nuestro gobierno para que se tome en serio esta amenaza existencial. Y si nuestro gobierno no da un paso al frente, debemos elegir nuevos líderes que hagan lo correcto, que cambien las mareas y realicen el esfuerzo que se requiere aquí, porque, en verdad, el mundo depende de eso.

AMY BUEN HOMBRE: Bueno, lo vamos a terminar ahí pero, por supuesto, continuaremos siguiendo este tema. Erik Edstrom es un veterano de la guerra afgana, graduado de West Point. Estudió clima en Oxford. Y su libro es Antiamericano: el cálculo de un soldado de nuestra guerra más larga. Ramón Mejía está dentro del COP, organizador nacional antimilitarista con Grassroots Global Justice Alliance. Es un veterano de la guerra de Irak. Ha estado participando en protestas dentro y fuera del COP en Glasgow. Y también con nosotros, Neta Crawford, proyecto Costs of War en Brown University. Es profesora de ciencias políticas en la Universidad de Boston.

Cuando volvamos, vamos a Stella Moris. Ella es la socia de Julian Assange. Entonces, ¿qué está haciendo en Glasgow, mientras habla de cómo WikiLeaks expuso la hipocresía de las naciones ricas al abordar la crisis climática? ¿Y por qué ella y Julian Assange no son capaces de casarse? ¿Las autoridades de la prisión de Belmarsh están diciendo que no Gran Bretaña? Quédate con nosotros.

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en la impresión

Dejá tu comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

*

El límite de tiempo se ha agotado. Por favor, vuelva a cargar CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Buscar WorldBeyondWar.org

Regístrese para recibir correos electrónicos de acción y noticias contra la guerra

Traducir a cualquier idioma