El principal envenenador del Pacífico es el ejército estadounidense

Los okinawenses han sufrido espuma de PFAS durante años.

Los okinawenses han sufrido espuma de PFAS durante años.

Por David Swanson, World BEYOND War, Octubre 12, 2020

"¡Somos el número uno!" Los Estados Unidos son famosos falla para realmente liderar al mundo en cualquier cosa deseable, pero lidera al mundo en muchas cosas, y una de ellas resulta ser el envenenamiento del Pacífico y sus islas. Y por los Estados Unidos, me refiero al ejército de los Estados Unidos.

Un nuevo libro de Jon Mitchell, llamado Poisoning the Pacific: The US Military’s Secret Dumping of Plutonium, Chemical Weapons, and Agent Orange, cuenta esta historia. Como todas esas catástrofes, esta se intensificó dramáticamente en el momento de la Segunda Guerra Mundial y ha continuado desde entonces.

Mitchell starts with the island of Okunashima where Japan produced chemical weapons during World War II. After the war, the United States and Japan dumped the stuff into the ocean, stuck it in caves and sealed them shut, and buried it in the ground — on this island, near it, and throughout various parts of Japan. Putting something out of sight was apparently going to make it disappear, or at least burden future generations and other species with it — which was apparently just as satisfactory.

“Entre 1944 y 1970”, nos dice Mitchell, “el ejército de los Estados Unidos desechó 29 millones de kilogramos de mostaza y agentes nerviosos, y 454 toneladas de desechos radiactivos en el océano. En uno de los nombres en clave amados por el Pentágono, la Operación CHASE (Cut Holes and Sink 'Em) involucró empacar barcos con armas convencionales y químicas, navegarlos mar adentro y hundirlos en aguas profundas ".

The United States didn’t just nuke two Japanese cities and a wide area to which the radiation spread, but also numerous other islands. The United Nations actually handed islands over to the United States for safe keeping and the development of “democracy,” and it nuked them — including Bikini Atoll which the world had the decency to name a sexy swimsuit after, but not to protect, and not to compensate the people forced to evacuate and still unable to safely return (they tried from 1972 to 1978 with bad results). The islands of various atolls, when not utterly destroyed, have been ruined with radiation: the soil, the plants, the animals, and the surrounding sea and sealife. The radioactive waste produced was not a problem, thank goodness!, since all that was required was to hide it out of sight, for example under a concrete dome on Runit Island that was guaranteed to last for 200,000 years but is cracking already.

En Okinawa, unas 2,000 toneladas de artefactos explosivos de la Segunda Guerra Mundial sin detonar permanecen en el suelo, matando periódicamente, y es probable que su limpieza tarde 70 años más. Pero ese es el menor de los problemas. Cuando Estados Unidos terminó de lanzar napalm y bombas, convirtió a Okinawa en una colonia que etiquetó como "el montón de basura del Pacífico". Trasladó a la gente a campos de internamiento para poder construir bases y áreas de almacenamiento de municiones y áreas de prueba de armas. Desplazó a 250,000 de las 675,000 personas utilizando métodos tan suaves como el gas lacrimógeno.

Cuando estaba rociando millones de litros de Agente Naranja y otros herbicidas mortales en Vietnam, el ejército de los Estados Unidos estaba enviando sus tropas y armas desde Okinawa, donde una escuela secundaria sufrió un accidente con armas químicas dentro de las 48 horas posteriores al envío de las primeras tropas. a Vietnam, y empeoró desde allí. Estados Unidos probó armas químicas y biológicas en los habitantes de Okinawa y en tropas estadounidenses en Okinawa. Algunas de las existencias de armas químicas se enviaron al atolón Johnston después de que Oregon y Alaska las rechazaron. Otros los arrojó al océano (en contenedores que ahora se están desgastando), o los quemó, los enterró o los vendió a los lugareños desprevenidos. También arrojó armas nucleares al mar cerca de Okinawa accidentalmente, dos veces.

Weapons developed and tested in Okinawa were deployed to Vietnam, including napalm strong enough to burn flesh under water, and stronger CS gas. The color-coded herbicides were used in secret at first, because the United States didn’t know that it could count on the world to accept its claim that targeting plants rather than humans (except as collateral damage) made it legal to use chemical weapons. But the herbicides killed all life. They made the jungles go silent. They killed people, made them ill, and gave them birth defects. They still do. And this stuff was sprayed on Okinawa, stored on Okinawa, and buried in Okinawa. People protested, as people will  do. And in 1973, two years after banning the use of deadly defoliants in Vietnam, the U.S. military used them against nonviolent protesters on Okinawa.

Por supuesto, el ejército estadounidense ha mentido y mentido y ha mentido un poco más sobre este tipo de cosas. En 2013, en Okinawa, la gente que trabajaba en un campo de fútbol desenterró 108 barriles del Agente de este y aquel color de veneno. Frente a la evidencia, el ejército estadounidense siguió mintiendo.

“Aunque los veteranos estadounidenses están recibiendo justicia lentamente”, escribe Mitchell, “no ha habido tal ayuda para los habitantes de Okinawa y el gobierno japonés no ha hecho nada para ayudarlos. Durante la guerra de Vietnam, cincuenta mil habitantes de Okinawa trabajaron en las bases, pero no se les ha realizado una encuesta por problemas de salud, ni tampoco los agricultores de Iejima o los residentes que viven cerca de Camp Schwab, MCAS Futenma o el vertedero de la cancha de fútbol ".

El ejército estadounidense ha estado ocupado convirtiéndose en el principal contaminador del planeta. Cubre el mundo, incluido Estados Unidos, con dioxinas, uranio empobrecido, napalm, bombas de racimo, desechos nucleares, armas nucleares y municiones sin detonar. Sus bases generalmente reclaman el derecho a operar fuera del estado de derecho. Sus sitios de fuego vivo (ensayo de guerra) envenenan las áreas circundantes con escorrentías de agua letales. Entre 1972 y 2016, Camps Hansen y Schwab en Okinawa también causaron casi 600 incendios forestales. Luego está tirar combustible sobre vecindarios, estrellar aviones contra edificios y toda una variedad de SNAFU.

Y luego está la espuma contra incendios y los productos químicos para siempre a menudo denominados PFAS, y sobre los que Pat Elder ha escrito extensamente. aquí. El ejército estadounidense ha envenenado gran parte del agua subterránea en Okinawa con aparente impunidad, a pesar de conocer los peligros desde 1992 o antes.

Okinawa is not unique. The United States has bases in countries around the Pacific and in 16 colonies where people hold second-class status — places like Guam. It also has hugely destructive bases in places that have been made into states, like Hawaii and Alaska.

Le insto a que lea y firme esta petición:
To the Governor of the State of Hawai’i & Director of Lands and Natural Resources
Do Not Extend $1 Lease on 23,000 acres of Hawai’i State Lands in Military Pōhakuloa Training Area!

 

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

El límite de tiempo se ha agotado. Por favor, vuelva a cargar CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Buscar WorldBeyondWar.org

Regístrese para recibir correos electrónicos de acción y noticias contra la guerra

Traducir a cualquier idioma