El ejército de Ruanda es el representante francés en suelo africano

por Vijay Prashad, Despacho de pueblos, Septiembre 17, 2021

Durante julio y agosto, se desplegaron soldados ruandeses en Mozambique, supuestamente para luchar contra los terroristas de ISIS. Sin embargo, detrás de esta campaña hay maniobras francesas que benefician a un gigante energético ansioso por explotar los recursos de gas natural y, quizás, algunos acuerdos secretos a lo largo de la historia.

El 9 de julio, el gobierno de Ruanda dicho que había desplegado 1,000 soldados en Mozambique para combatir a los combatientes de al-Shabaab, que se habían apoderado de la provincia norteña de Cabo Delgado. Un mes después, el 8 de agosto, las tropas ruandesas capturado la ciudad portuaria de Mocímboa da Praia, donde frente a la costa se encuentra una concesión masiva de gas natural en poder de la compañía energética francesa TotalEnergies SE y la compañía energética estadounidense ExxonMobil. Estos nuevos desarrollos en la región llevaron al presidente del Banco Africano de Desarrollo, M. Akinwumi Adesina anunciando el 27 de agosto que TotalEnergies SE reiniciará el proyecto de gas natural licuado Cabo Delgado para fines de 2022.

Militantes de al-Shabaab (o ISIS-Mozambique, como el Departamento de Estado de EE. UU. prefiere para llamarlo) no luchó hasta el último hombre; desaparecieron al otro lado de la frontera hacia Tanzania o hacia sus aldeas en el interior. Mientras tanto, las compañías de energía pronto comenzarán a recuperar sus inversiones y a lucrar generosamente, gracias en gran parte a la intervención militar de Ruanda.

¿Por qué Rwanda intervino en Mozambique en julio de 2021 para defender, esencialmente, a dos importantes empresas energéticas? La respuesta está en una serie de hechos muy peculiares que tuvieron lugar meses antes de que las tropas abandonaran Kigali, la capital de Ruanda.

Miles de millones atrapados bajo el agua

Los combatientes de Al-Shabaab primero hicieron su apariencia en Cabo Delgado en octubre de 2017. Durante tres años, el grupo jugó un juego del gato y el ratón con el ejército de Mozambique antes toma control de Mocímboa da Praia en agosto de 2020. En ningún momento pareció posible que el ejército de Mozambique frustrara al-Shabaab y permitiera que TotalEnergies SE y ExxonMobil reiniciaran sus operaciones en la cuenca de Rovuma, frente a la costa del norte de Mozambique, donde el campo era descubierto en febrero 2010.

El Ministerio del Interior de Mozambique había contratado una gama de mercenarios como Grupo Asesor Dyck (Sudáfrica), Grupo de servicios de frontera (Hong Kong), y Grupo Wagner (Rusia). A finales de agosto de 2020, TotalEnergies SE y el gobierno de Mozambique firmaron un acuerdo crear una fuerza de seguridad conjunta para defender las inversiones de la empresa contra al-Shabaab. Ninguno de estos grupos armados tuvo éxito. Las inversiones quedaron estancadas bajo el agua.

En este punto, el presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, indicó, como me dijo una fuente en Maputo, que TotalEnergies SE podría pedir al gobierno francés que envíe un destacamento para ayudar a asegurar el área. Esta discusión continuó hasta 2021. El 18 de enero de 2021, la ministra de Defensa francesa, Florence Parly, y su homólogo en Portugal, João Gomes Cravinho, hablaron por teléfono, durante el cual ... sugiere en Maputo — discutieron la posibilidad de una intervención occidental en Cabo Delgado. Ese día, el CEO de TotalEnergies SE, Patrick Pouyanné, se reunió con el presidente Nyusi y sus ministros de Defensa (Jaime Bessa Neto) e Interior (Amade Miquidade) para discutir el "plan de acción conjunto para fortalecer la seguridad de la zona". No salió nada de eso. El gobierno francés no estaba interesado en una intervención directa.

Un alto funcionario en Maputo me dijo que en Mozambique se cree firmemente que el presidente francés Emmanuel Macron sugirió que se desplegara la fuerza ruandesa, en lugar de las fuerzas francesas, para asegurar Cabo Delgado. De hecho, los ejércitos de Ruanda, altamente entrenados, bien armados por los países occidentales y con impunidad para actuar fuera de los límites del derecho internacional, han demostrado su valía en las intervenciones llevadas a cabo en Sudán del Sur y la República Centroafricana.

Lo que consiguió Kagame por la intervención

Paul Kagame ha gobernado Ruanda desde 1994, primero como vicepresidente y ministro de Defensa y luego desde 2000 como presidente. Bajo Kagame, las normas democráticas han sido burladas dentro del país, mientras que las tropas ruandesas han operado sin piedad en la República Democrática del Congo. Un informe del proyecto de cartografía de las Naciones Unidas de 2010 sobre graves violaciones de derechos humanos en la República Democrática del Congo mostró que las tropas ruandesas mataron a "cientos de miles, si no millones" de civiles congoleños y refugiados ruandeses entre 1993 y 2003. Kagame rechazó el informe de la ONU, sugerencia que esta teoría del "doble genocidio" negó el genocidio de Ruanda de 1994. Ha querido que los franceses acepten la responsabilidad del genocidio de 1994 y ha esperado que la comunidad internacional ignore las masacres en el este del Congo.

El 26 de marzo de 2021, el historiador Vincent Duclert presentó un informe sobre el papel de Francia en el genocidio de Ruanda. El informe deja claro que Francia debería aceptar —como lo expresó Médicos Sin Fronteras— “responsabilidad abrumadora” por el genocidio. Pero el informe no dice que el estado francés fuera cómplice de la violencia. Duclert viajó a Kigali el 9 de abril para entregamos el informe en persona a Kagame, quien dicho que la publicación del informe "marca un paso importante hacia un entendimiento común de lo que sucedió".

El 19 de abril, el gobierno de Ruanda publicó un informe que había encargado al bufete de abogados estadounidense Levy Firestone Muse. El título de este informe lo dice todo: "Un genocidio previsible: el papel del gobierno francés en relación con el genocidio contra los tutsis en Ruanda". Los franceses no negaron las fuertes palabras de este documento, que sostiene que Francia armó el genocidas y luego se apresuró a protegerlos del escrutinio internacional. Macron, que ha sido reacio a aceptar La brutalidad de Francia en la guerra de liberación de Argelia no cuestionó la versión de la historia de Kagame. Este era un precio que estaba dispuesto a pagar.

Lo que Francia quiere

El 28 de abril de 2021, el presidente Nyusi de Mozambique visitado Kagame en Ruanda. Nyusi les dijo a Locutores de noticias de Mozambique que había venido para conocer las intervenciones de Ruanda en la República Centroafricana y para determinar la voluntad de Ruanda de ayudar a Mozambique en Cabo Delgado.

El 18 de mayo, Macron organizado una cumbre en París, "buscando impulsar el financiamiento en África en medio de la pandemia de COVID-19", a la que asistieron varios jefes de gobierno, incluidos Kagame y Nyusi, el presidente de la Unión Africana (Moussa Faki Mahamat), el presidente de la African Development Bank (Akinwumi Adesina), el presidente del West African Development Bank (Serge Ekué) y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (Kristalina Georgieva). La salida de la "asfixia financiera" estaba en la cima de la agenda, aunque en reuniones privadas hubo discusiones sobre la intervención de Ruanda en Mozambique.

Una semana después, Macron se fue por un visite a Ruanda y Sudáfrica, pasando dos días (26 y 27 de mayo) en Kigali. Repitió las conclusiones generales del informe Duclert, Traído a lo largo de 100,000 COVID-19 vacunas a Ruanda (donde solo alrededor del 4 por ciento de la población había recibido la primera dosis en el momento de su visita) y pasó tiempo en privado hablando con Kagame. El 28 de mayo, junto con el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, Macron hablado sobre Mozambique, diciendo que Francia estaba dispuesta a "participar en las operaciones en el lado marítimo", pero que de lo contrario cedería ante la Comunidad de Desarrollo del África Meridional (SADC) y otras potencias regionales. No mencionó específicamente a Ruanda.

Ruanda entró en Mozambique en julio, seguido por las fuerzas de la SADC, que incluían tropas sudafricanas. Francia consiguió lo que quería: su gigante energético ahora puede recuperar su inversión.

Este artículo fue producido por Trotamundos.

Vijay Prashad es un historiador, editor y periodista indio. Es compañero de redacción y corresponsal en jefe de Globetrotter. El es el director de Tricontinental: Instituto de Investigaciones Sociales. Es un becario senior no residente en Instituto Chongyang de Estudios Financieros, Universidad Renmin de China. Ha escrito más de 20 libros, entre ellos Las naciones más oscuras y Las naciones más pobres. Su último libro es Washington Bullets, con una introducción de Evo Morales Ayma.

 

Deje su comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

*

El límite de tiempo se ha agotado. Por favor, vuelva a cargar CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Buscar WorldBeyondWar.org

Regístrese para recibir correos electrónicos de acción y noticias contra la guerra

Traducir a cualquier idioma