¿Qué pasaría si los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva se aplicaran a las naciones?

Por Al Mytty, La cronica de la paz, Enero 31, 2022

El libro más vendido, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva: poderosas lecciones de cambio personal por Stephen R. Covey fue lanzado en 1989. En agosto de 2011, Horario revista listada Hábitos 7 como uno de "Los 25 libros de gestión empresarial más influyentes".

Cuando leí el libro por primera vez en 1991, estaba ocupado en mi carrera profesional tratando de equilibrar el trabajo, la vida, la familia, las relaciones comerciales, las causas comunitarias y mi vida espiritual. La paz personal, la paz relacional y la paz mundial no estaban en mis pensamientos, valores y acciones.

Vi las noticias en la televisión y creí que la Guerra del Golfo de EE. UU. era una guerra justa para defender al pueblo de Kuwait y obligar a Irak a abandonar Kuwait. Cuando se disolvió la Unión Soviética, me alegré. Pensé que la democracia había prevalecido. Estados Unidos había ganado la Guerra Fría. Los estadounidenses eran los buenos, o eso pensaba ingenuamente.

Presté poca atención al escándalo Irán-Contra cuando Estados Unidos vendió armas ilegalmente a Irán y usó las ganancias de esas ventas para apoyar a los Contras en Nicaragua. Sabía poco sobre el entrenamiento estadounidense de asesinos y los asesinatos cometidos en América Central.

Los estados balcánicos me resultaron confusos. Ignoré la expansión de la OTAN, la colocación de armas mucho más cerca de Rusia, las bases e instalaciones militares de EE. UU. esparcidas por todo el mundo y la amenaza que EE. UU. representaba para la estabilidad mundial.

A lo largo de los años, mi atención a la política exterior de Estados Unidos aumentó. Me he dado cuenta de que las políticas estadounidenses se enfocan primero en el poderío y la fuerza militar, mientras nosotros “defendemos nuestros intereses nacionales”. Nuestra adicción a la guerra, el militarismo, las intervenciones militares, los complots de la CIA y los golpes de estado son los métodos con los que afirmamos apoyar la libertad, la democracia y el estado de derecho en todo el mundo.

Ahora jubilado y dedicando mi tiempo y energía como activista por la paz, releo Hábitos 7. Me pregunto: “Si esos hábitos crean personas efectivas y corporaciones efectivas, ¿no pueden también generar sociedades e incluso países efectivos? ¿Pueden estos Hábitos 7 ser parte de un marco para un mundo pacífico?

fundamentales para el Hábitos 7 es un abundancia mentalidad, una forma de pensar que hay suficientes recursos para toda la humanidad. Por el contrario, un escasez mentalidad, el pensamiento del juego de suma cero, se basa en la idea de que si alguien más gana, alguien debe perder.

Covey describe los hábitos que las personas necesitan para pasar de la dependencia a la independencia y progresar a la interdependencia. Del mismo modo, las sociedades y las naciones pueden pasar de la dependencia a la independencia ya la interdependencia. Sin embargo, la independencia (primero mi país) sin avanzar hacia la interdependencia... conduce a relaciones de confrontación, competencia y guerra.

Podemos aceptar y abrazar nuestra interdependencia y adoptar una mentalidad de abundancia, creyendo que hay suficientes alimentos, agua, espacio, aire, energía renovable, atención médica, seguridad y otros recursos para todos. Entonces toda la humanidad puede prosperar, no solo sobrevivir.

La pandemia mundial ha sido una oportunidad para revelar nuestra interdependencia. Mitigar el cambio climático global es otra. Trata de personas. Tráfico de drogas. Crisis de refugiados. Abusos de derechos humanos. Armas nucleares. Desmilitarización del espacio. La lista continua. Lamentablemente, desperdiciamos oportunidades de ser eficaces y abrazar la interdependencia, y el mundo se hunde en conflictos violentos y guerras.

Veamos cómo usar el método de Covey Hábitos 7 a nivel tribal, social y nacional podría funcionar con una mentalidad de abundancia en lugar de un pensamiento de juego de suma cero.

Hábito 1: ser proactivo. Proactividad es asumir la responsabilidad de la propia reacción a los acontecimientos y tomar la iniciativa para responder positivamente. Nuestro comportamiento es una función de nuestras decisiones, no de nuestras condiciones. Tenemos la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan. Mire la palabra responsabilidad, "capacidad de respuesta", la capacidad de elegir su respuesta. Las personas proactivas reconocen esa responsabilidad.

A nivel social y nacional, las naciones pueden decidir cómo responder a los acontecimientos en el mundo. Pueden buscar nuevos tratados, mediación, protección civil desarmada, la Corte Internacional de Justicia, la Corte Penal Internacional, una Asamblea General de la ONU reformada, todas como formas de buscar soluciones a los conflictos de manera proactiva.

Hábito 2: “Empezar con el fin en mente”. ¿Cuál es la visión individual, social y nacional para el futuro: la declaración de misión?

Para los EE. UU., la declaración de misión es el Preámbulo de la Constitución: "NOSOTROS EL PUEBLO DE LOS ESTADOS UNIDOS, con el fin de formar una Unión más perfecta, establecer la Justicia, asegurar la Tranquilidad doméstica, proveer para la defensa común, promover el Bienestar general y asegurar las Bendiciones de la Libertad para nosotros y nuestra Posteridad, ordeno y establezco esta Constitución para los Estados Unidos de América."

Para la ONU, la declaración de misión es el Preámbulo de la Carta: “LOS PUEBLOS DE LAS NACIONES UNIDAS DETERMINAMOS salvar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces en nuestra vida ha causado un dolor indecible a la humanidad, y reafirmar la fe en los derechos humanos fundamentales, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de naciones grandes y pequeñas, y para establecer las condiciones bajo las cuales se pueda mantener la justicia y el respeto por las obligaciones derivadas de los tratados y otras fuentes del derecho internacional, y para promover el progreso social y mejores niveles de vida en una mayor libertad,

Y POR ESTOS FINALES practicar la tolerancia y convivir en paz unos con otros como buenos vecinos, y unir nuestras fuerzas para mantener la paz y la seguridad internacionales, y garantizar, mediante la aceptación de principios y la institución de métodos, que no se utilice la fuerza armada, salvo en el interés común, y emplear mecanismos internacionales para la promoción del adelanto económico y social de todos los pueblos,

Entonces, ¿Estados Unidos está cumpliendo con su declaración de misión? ¿Qué hay de las Naciones Unidas y sus países miembros? Tenemos un largo camino por recorrer si queremos un mundo “eficaz”.

Hábito 3: “Poner primero lo primero”. covey habla de lo importante versus lo urgente.

La prioridad debe ser el siguiente orden:

  • Cuadrante I. Urgente e importante (Hacer)
  • Cuadrante II. No urgente pero importante (Plan)
  • Cuadrante III. Urgente pero no importante (Delegado)
  • Cuadrante IV. No urgente y no importante (Eliminar)

El orden es importante. ¿Cuáles son los problemas urgentes e importantes que enfrenta el mundo? ¿Cambio climático global? ¿Los desafíos de los refugiados y la migración? ¿Inanición? ¿Armas nucleares y otras de destrucción masiva? ¿Pandemias globales? ¿Sanciones impuestas por los poderosos a otros? ¿Cantidades exorbitantes gastadas en militarismo y preparación para la guerra? extremistas?

¿Cómo decidirían los pueblos del mundo? ¿Qué tal la Asamblea General de la ONU, sin la amenaza de veto del Consejo de Seguridad?

Interdependencia. Los siguientes tres hábitos abordan interdependencia-trabajando con otros. Imagina un mundo donde todas las personas reconozcan su interdependencia. ¿Cómo manejaríamos las pandemias, el cambio climático global, la hambruna, los desastres naturales, las hostilidades y la violencia? Piensa con una “mentalidad de abundancia”. ¿Podemos trabajar juntos para que la humanidad pueda sobrevivir?

Hábito 4: “Piensa en ganar-ganar”. Buscar el beneficio mutuo, soluciones ganar-ganar o acuerdos. Valorar y respetar a los demás buscando una “ganancia” para todos es mejor que si uno gana y otro pierde.

Piensa en nuestro mundo de hoy. ¿Buscamos ganar-ganar o pensamos que debemos ganar a toda costa? ¿Hay alguna manera de que ambas partes ganen?

Hábito 5: “Busca primero comprender, luego ser comprendido”, Usar empatico escuchando genuinamente entender  la otra posición. Esa escucha empática se aplica a todos los lados. Todos los pueblos y naciones deben tratar de entender lo que quieren sus adversarios. Imagínese si buscar primero comprender pudiera convertirse en un hábito. Entender no significa estar de acuerdo.

Los desacuerdos y los conflictos siempre ocurrirán. Sin embargo, la guerra y la masacre en masa serán menos probables cuando las personas se entiendan genuinamente.

Hábito 6: “Sinergizar”. Sinergia significa que el todo es mayor que la suma de sus partes. ¡Imagínese lo que las sociedades y las naciones podrían lograr cuando buscan relaciones en las que todos ganan, buscan entenderse y trabajar juntos por objetivos que no pueden lograr solos!

Hábito 7: “Afilar la sierra”. Al igual que las personas deben cuidar sus herramientas, las naciones deben evaluar y perfeccionar las habilidades y herramientas necesarias para ser eficaces. Las herramientas de la guerra y la violencia no han traído la paz. Hay otras herramientas disponibles y listas para que las usemos.

“La paz mundial a través de medios no violentos no es ni absurda ni inalcanzable. Todos los demás métodos han fallado. Por lo tanto, debemos comenzar de nuevo. La no violencia es un buen punto de partida”. Dr. Martin Luther King, Jr.

¿Cuándo adoptaremos una nueva forma de pensar? Necesitamos reemplazar nuestros hábitos de destrucción ambiental, guerra, militarismo y violencia con nuevos hábitos. El Dr. King también nos dijo que la humanidad debe poner fin a la guerra, o la guerra pondrá fin a la humanidad.

Comida bio

Al Mytty es el Coordinador del Capítulo de Florida Central de World BEYOND War, y fundador y copresidente de Florida Peace & Justice Alliance. Ha estado activo con Veterans For Peace, Pax Christi, Just Faith y, durante décadas, ha trabajado en una variedad de causas de justicia social y paz. Profesionalmente, Al fue director ejecutivo de varios planes de salud locales y dedicó su carrera a expandir la cobertura de atención médica y hacer que la atención médica sea más justa. Educativamente, tiene una Maestría en Trabajo Social y asistió a la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, renunciando voluntariamente debido a su creciente disgusto por la guerra y el militarismo.

Dejá un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir a cualquier idioma